Era más fácil…

Era más fácil…

Era más fácil cuando era soltera y ganaba mi propio dinero. Todo era para mi, trabajaba en algo que amaba, me sentía útil y productiva y sólo tenía que preocuparme por mi.

Era más fácil cuando recién nos casamos. Sólo éramos el y yo, nuestras preocupaciones eran aprender a vivir juntos. Planeábamos viajes sin pensar en nadie mas que nosotros dos. Salíamos a la hora que quisiéramos, nos levantábamos sin horario, hacíamos todo juntos.

Era más fácil cuando era mi primer embarazo. Podía dedicarle el tiempo a este bebé en mi panza. Tenía tiempo de ir al yoga, meditar con mi bebé, cantarle canciones, descansar y prepararme para su llegada.

Era más fácil cuando solo éramos tres. Ya teníamos la rutina perfecta. Mi hija se dormía y teníamos tiempo de pareja. Ya habíamos pasado la etapa de desvelos y cansancio por las madrugadas y lo teníamos más dominado.

Realmente, ¿era más fácil? Yo creo que no. Definitivamente en ese momento no era fácil porque no lo habíamos experimentado, no habíamos crecido en esa etapa, no dominábamos lo que ahora si.

Veámoslo como un videojuego. Entre más avanzas, lo que dejas atrás lo ves como algo fácil, pero no olvidemos que nos costó trabajo para avanzar, para llegar al siguiente nivel. Nos caímos, lloramos, nos desesperamos, no encontrábamos como avanzar, y en ese momento todo parecía difícil y a veces sin salida, pero lo hicimos. Y ahora, dando un paso mas todo se ve “más fácil”.

Quiero pensar que así será después. Voltearé hacia atrás y tal vez todo lo vea mas sencillo y voy a querer volver a estos momentos.

Cada etapa tiene lo suyo, y con todo esto vamos creciendo, llenándonos de más experiencias y aprendizajes que nos hacen voltear hacia atrás y decir: “no era más fácil, pero ese momento me dio herramientas para crecer, y lo disfruté.”

…you got this mom!

Visualizando la rutina

Visualizando la rutina

Estos días de incertidumbre y estar en nuestras casas puede llegar a ser difícil, y mucho más con hijos que no entienden bien la situación (jajaja creo que ni nosotros) y quieren volver a sus actividades regulares. Es por esto que hice junto con M una lista de su rutina estos días y la pegamos en un lugar de la casa donde la pudiera ver.

Existen muchas formas de hacer una tabla para visualizar la rutina. Puedes hacerlo con fotos, dibujos hechos por ti, etc. Yo hice una que me pareció simple, ordenada y sobre todo fácil de imprimir y pegar.

Quiero compartirles el template que incluye 11 tarjetas + niño y niña, para que lo hagas junto con tus hijos y les ayude a visualizar su día.

Yo lo imprimí en hojas blancas y pintamos cada tarjeta. Cortamos y pegamos sobre unas hojas celestes que tenía en mi casa. La idea es que lo hagas con el material que tienes en casa, sin complicarte. A un lado pegamos la niña (literal con cinta mágica) y M la va moviendo conforme cambiamos de actividad.

Si llegas a hacerlo, no olvides en mencionarme en Instagram para ver como quedó.

Ánimo, estos tiempos pasarán y extrañaremos estos días con nuestros hijos.

Horario-YGTM

…you got this mom!

¿Que llevar a la maternidad?

¿Que llevar a la maternidad?

Estamos a días de conocer a Fernanda, y con Mariana no tuve ni tiempo de hacer una maleta REAL y empacar lo necesario (me faltaron muchísimas cosas), asi que esta vez la hice con mas tiempo, revisando varias listas de otros blogs y gracias a varios tips que me dieron creo que ya está completamente lista.

Aquí les dejo la lista que yo hice y creo que son cosas necesarias e indispensables para esos días en el hospital. En lo personal, se me hizo mas práctico meter todo en una sola maleta (mis cosas, las de Fernanda y mi esposo) pero ya depende de ti como decidas hacerlo.

Para mamá

  • 2 pijamas cómodas y de botones (para poder dar lactancia sin problemas)
  • Ropa interior (siempre empaco de mas, no vaya a ser… 5 y los MAS cómodos que tengas)
  • 2 brassieres de lactancia para el día y 1 para la noche (son mas aguaditos)
  • 2-3 pares de calcetines
  • 1 cambio de ropa para la salida de la maternidad. (Busca algo cómodo, aguado y que sepas que te quedará… por ejemplo yo empaqué unos leggins y blusa de botones)
  • Toallas femeninas nocturnas (las mas grandes que encuentres jajajaja) o también puedes comprar pañales de adulto y no sentirte tan incómoda.
  • Bolsa de aseo personal (shampoo, cremas, cepillo de dientes, ligas, jabón de cara, cepillo de cabello, etc.)
  • Maquillaje (algo básico pero siempre necesaria para no verte tan demacrada 😅)
  • Pads absorbentes para lactancia
  • Lanolina para pezones
  • Faja o venda para post parto
  • Cremas post parto
  • 1 paquete de toallitas húmedas (en estos momentos querrás mas suavidad al limpiarte)

Para tu bebé

Tu bebé no necesitará ropa durante la maternidad porque usan la del hospital, así que lo que te enlisto aquí de ropita es para la salida a tu casa. Yo llevo de mas porque con Mariana me pasó que llevaba solo 1 mameluco y lo manchó todo de popó antes de salir y fue un caos… asi que mas vale prevenir jajaja.

  • 3 oansies interiores
  • 3 mamelucos
  • 2-3 pares de calcetines
  • 2-3 pares de guantes (estos si los pueden usar en el hospital)
  • 2-3 gorritos (estos también)
  • 2-3 repetidores
  • 1-2 cobija tipo muselina
  • Si estas en época de frío, una cobijita calientita no está de más
  • Aretitos de oro de punta picuda para perforación (si tienes niña)
  • 2-4 pañales por si acaso
  • Algodón

Para acompañante

  • Pijama
  • 1 cambio de ropa
  • 2-3 ropa interior
  • Bolsita de aseo personal (jabón, cepillo de dientes, etc.)
  • Calcetines

Extras

  • Aceites esenciales (lavanda para relajarte, menta y limón para olerlos directo en momento del parto)
  • Disfusor
  • Pelota de pilates
  • Playlist con música que te relaje y te guste
  • Snacks (te dará mucha hambre y necesitas energía. Llévate barritas, nueces, arándanos, y cositas que te gusten que te animen en ese momento)
  • Termo con agua, limonada, jamaica (para mantenerte hidratada)
  • Almohada de lactancia (Con M no llevaba y me la regalaron en la maternidad y me ayudó muchísimo a sentirme cómoda para darle pecho)
  • Capita de lactancia (esta no es necesaria, solo si no te sientes cómoda o hay mucha gente, nunca falla)
  • Tener instalado el carseat en el auto
  • Documentos necesarios e identificaciones oficiales
  • Cargadores de celular (para ti y tu acompañante)

…you got this mom!

Mamá pre y post parto

Mamá pre y post parto

Hoy tenía muchas ganas de escribir sobre este tema que he traído dándole vueltas las últimas semanas.

Cuando estamos embarazadas es increíble la atención hacia la mamá. Todos a tu alrededor están pensando en ti… te preguntan si ya comiste, te ofrecen un lugar para sentarte, todos se interesan por tu salud, por tu descanso, etc. y realmente quieren que estés bien.

Pero, ¿que pasa cuando nace nuestro bebé? De pronto, muchas de las atenciones que giraban en torno a ti, ahora cambian y se enfocan en tu bebé… que es totalmente normal, pero hoy quiero hablar de los sentimientos por los que podemos pasar en esta situación.

Obviamente después del parto hay un millón de emociones que ni siquiera nosotras podemos controlar. Desde un amor inexplicable por tu bebé, hasta llorar en la regadera porque ya no lo tienes dentro de ti, o te sientes extraña con tu cuerpo. Si, son muchas cosas, sin embargo, podemos con todas ellas pero necesitamos en estos momentos también atención y apapachos de la gente cercana a nosotros.

Sé que a veces es difícil hablar de nuestros sentimientos con los demás, pero si estás a punto de ser mamá, te sugiero que platiques con tu pareja, mamá, amigas o con quien te sientas en confianza para pedirles que no te suelten. Que no suelten la atención hacia ti, y que por mas que es una felicidad enorme tener a un bebé en sus vidas, también te pregunten como estas tu, si ya comiste, o si necesitas un momento para sentarte.

Es difícil reconocer que necesitamos atención y que nos sentimos vulnerables en algunos momentos, pero tenemos que ser consientes de que los que están a nuestro alrededor a veces no se dan cuenta de que pasamos a un segundo plano.

Y si tu no estás embarazada, pero tienes a alguien cercano que lo está… no la sueltes. No dejes de preguntarle por su salud, su bienestar, si necesita comer, si necesita ayuda con algo de su casa, hijos, etc.

El día del nacimiento de tu bebé, no sólo llega una persona nueva al mundo, nacen dos. Nace una nueva versión de ti (aunque no sea el primero), una nueva mamá que al igual que el bebé, necesita mucho amor y cariño en esta etapa post-parto.

…you got this mom!

 

Menú semanal

Menú semanal

¡Hola! Pues hoy les comparto esta plantilla que hice para organizar mucho mejor mi día y mi menú de la semana. Me inspiré completamente en mis amigas @madreneta y @nataliruizg para ponerme las pilas y ordenar mis desayunos, comidas y cenas y así no desperdiciar nada, utilizar todos los ingredientes de mi cocina y sobre todo organizar mi tiempo y comer rico con mi familia.

Aquí te dejo esta plantilla, sólo descarga el PDF e imprime.

Si la utilizas y te funciona, no dudes en mencionarnos en Instagram y ¡compartir!

MENU-SEMANAL-ygtm

…you got this mom!

2 años

2 años

Dos años de crecer juntas, de nacer, descubrirnos, conocernos y amarnos.

Hace dos años llegaste a nuestras vidas, y te confieso que me sentía responsable de enseñarte el mundo entero y me daba mucho miedo… de mostrarte un camino de vida, y hoy me doy cuenta que fue todo lo contrario.

Aprendimos juntas sobre la marcha, nos equivocamos muchas veces. Lloramos, reímos, bailamos y cantamos. Cada día que pasa en tu vida es un nuevo aprendizaje para ti y para mi también.

Cuando no sabes expresarte y empiezan los berrinches, para mi también es un berrinche interno de no saber como reaccionar contigo… a veces pierdo la paciencia, a veces me acuerdo que yo soy la adulta y trato de calmarme para después hacerlo contigo, a veces simplemente te observo y trato de comprenderte.

Cuando ríes y bailas, me enseñas lo simple que es la vida y lo fácil que es disfrutarla. Que no debemos pasar el tiempo preocupados por tonterías y disfrutar el presente.

Cuando lloras del cansancio y te consuelas en mis brazos, me haces sentir especial. Me llena de fuerza saber que soy la base en donde puedes sentirte tranquila y que mis abrazos te calman y te hacen sentir amada.

Cuando te veo jugar con tus juguetes, veo el poder de la imaginación y que no lo debemos de perder nunca. Veo esa inocencia que también vive en mi y me hace recordar lo bonito que es ver la vida llena de colores e imaginarme hasta lo imposible.

Cuando veo como miras a tu papá, con unos ojos llenos de emoción y amor, me hacen reafirmar lo mucho que lo amo y de que el sea tu protector para toda la vida. Antes te confieso, que me daba miedo que robaras su atención, pero hoy me llena el corazón ver ese amor y lazo que tienen… sin duda la mejor decisión que he tomado en mi vida.

Estos dos años he crecido siendo tu mamá, hemos crecido juntas y todavía nos falta mucho camino por recorrer, pero quiero que recuerdes que a tus dos años de edad, he aprendido más que en toda mi vida.

Sigamos disfrutando de este camino, aprendiendo y creciendo como familia. Te amo mi vida, feliz cumpleaños.

…you got this mom!

 

Mi amor por ti es para siempre

Mi amor por ti es para siempre

Mi amor por ti no se va. Te conviertes en hermana mayor, tal vez tienes miedos e inquietudes. ¿Como será ahora? ¿Compartiré a mamá? ¿Ya no seremos solo los tres?

Mi amor por ti es único. Cada hijo tiene algo diferente que enseñarle a su madre. Cada hijo es una muestra del amor mas puro y claro que existe.

Mi amor por ti es fuerza. Porque desde tenerte en mi panza, cargar contigo, mi fuerza física y mental ha crecido al mil por ciento. Porque cada día al levantarme nacen unas fuerzas de querer vivir al máximo y entregarte todo.

Mi amor por ti es sencillo. Amarte ha sido lo más fácil de mi vida, lo más natural y perfecto. Desde que te sentí, desde que te vi, desde que nos volvimos tu y yo madre e hija, todo ha sido sencillo.

Mi amor por ti es puro. Desde lo mas profundo de mi ser, esa pureza que hay en mi corazón es tuya. Todo lo que me haces sentir es puro y claro, no hay nada que le quite su color y transparencia.

Mi amor por ti crece. Todos los días te admiro mas, me sorprendes más y me llenas de satisfacciones enormes. Todos los días mi corazón crece al mil por ciento.

El amor por ti es único y es para siempre, y así será también para tu hermana… único en su propia perfección. El amor de una madre no se divide, se multiplica. Te amo a ti por convertirme en tu mamá, por enseñarme que puedo ser y crecer cada día mas. Te amo porque descubrí que soy una mujer diferente, y así tu hermana me enseñará otras cosas nuevas. Nuevas experiencias y retos, pero siempre creciendo juntas en amor.

Recuerda, siempre serás mi primer bebé… la que me enseñó el amor mas puro y perfecto, la que me enseño a ser mamá.

…you got this mom!

Sueño y maternidad

Sueño y maternidad

Hola, soy Anapau Garza Lagüera tengo 30 años y soy de Monterrey. Me gradué como psicóloga y terminé mi maestría embarazada de Adrián mi primer hijo, quién me llevó a encontrar mi profesión y vocación. A los 9 meses nos dimos cuenta que venía bebé número dos, Alejandro. Hoy Adrián tiene 3 años, Ale tiene 1.5 años y mi esposo y yo cumplimos 5 años de casados y 10 de novios!

@elva.mx10Yo empecé mi maternidad muy emocionada y dentro de lo que cabe “preparada” para recibir a mi bebé. Soy apasionada del estudio y la ciencia y leí mucho antes de su llegada para hacer todo con las mejores herramientas disponibles. Me preparé para tener parto natural sin anestesia por todos los beneficios que esto le daría a mi bebé, me preparé para tener éxito en mi lactancia etc. y todo lo iba logrando de maravilla.

Las cosas iban fluyendo como lo había planeado y las demandas según me había preparado, excepto por un pequeño detalle, Adrián crecía y crecía y no dormía. Una noche llegué a contar hasta 12 despertares, lo que en realidad equivale a no dormir para nada. Así como las noches, los días eran igualmente desafiantes, no lograba que durmiera sus siestas si no era arriba de mi y duraban poco. Sobre este tema en particular, no me había informado antes, me parecía obvio que al paso de unos meses, el bebé dormiría porque “es lo normal”, pero no fue el caso.

Después de 6 meses de no dormir NADA, mi esposo y yo nos decidimos por entrenar el sueño de Adrián, lo que en mi cabeza sonaba terrible, pero el agotamiento producto de la privación de sueño tan grande, ya no nos dejaba más opciones para seguir adelante… y entonces la vida cambió!

Entrenar fue un reto, pero el método que utilizamos era gradual, era gentil y de acompañamiento, y de verdad, lo hicimos con todo nuestro amor. Los resultados fueron la evidencia más grande de que habíamos hecho lo correcto, mi esposo y yo estábamos otra vez sanos, descansados, mi bebé también, podía dormir sin frustración, sin enojo y descansar bien de día y de noche.

Esta transformación me llevó a darme cuenta que en la rigidez y el perfeccionismo no iba a encontrar las respuestas a mi maternidad, sino en la flexibilidad y el uso del criterio. No hay medallas de honor a la mamá más agotada o privada de sueño. Esto también me llevó a encontrar mi vocación; apoyar a mamás que como yo, quisieran ayudar a sus hijos a dormir pero con estrategias amorosas, que cuidaran el vínculo madre-hijo, pero también tomaran en cuenta la salud mental de los padres que es tan ignorada en algunas posturas radicales.

@elva.mx3Mi misión hoy como asesora del sueño infantil, además de ayudar a todos esos niños a descansar adecuadamente para su desarrollo óptimo, es apoyar a esas mamás agotadas y desesperadas, que tiene miedo y culpa al pensar en hacer cambios en el sueño de sus hijos. Yo estoy aquí para decirles que no están solas, que es un reto enorme y que si lo enfrentan la vida les cambiará para bien, porque unos papás descansados son papás que tienen ganas de entregarse a sus hijos, de convivir, de jugar.

Por otro lado, unos papás agotados, son papás que quieren dormir y no les quedan ánimos de convivir y pasar tiempo de calidad con sus hijos, y créanme que la evidencia científica nos indica que esto impacta mucho más en el apego que  lo que pueden impactar un par de noches de entrenamiento (hablando específicamente de mis métodos, no métodos de dejarlos llorar solos). El apego surge sobre todo en la convivencia, el contacto piel con piel, el contacto visual, en responder a sus necesidades y acompañar.

Ser una mamá “descansada” (dentro de lo que es realista) me ha permitido cumplir con muchas otras metas  y retos de la maternidad, como darle pecho 1 año a cada uno de mis hijos (que sin dormir, habría desistido por la frustración y agotamiento), me ha dado energías para jugar, convivir en verdad y hasta para crear mi negocio y proyecto de vida. El autocuidado, además de ser indispensable, es también una enseñanza valiosa a dejarles a nuestros hijos. Primero tienes que estar bien tú para poder apoyar a los demás.

No nos tenemos que resignar a una vida de agotamiento, desánimo y frustración… la felicidad no es la meta, es el camino por el que quieres andar rumbo a tus metas y por el que quieres que tus hijos caminen también. ¡No dejes de hacer lo que necesitas para permitirles ser felices juntos!

YGTHAP

La culpa

La culpa

Hola, soy Nay V. Tengo 29 años y soy de Tijuana. Tengo 6 años de casada y 2 hijos, mi familia son mi pasión, por ellos trato de encontrar el balance y disfrutar cada momento. Me apasiona escribir así que hoy aquí me tienen con este tema que yo misma experimente y quiero compartirlo con otras mamas para apoyarnos.

Por: Nay V|Madre Neta

Tengo tan presente el día que me enteré que estaba embaraza por segunda vez, 10:00 de la noche y un resultado positivo, después de 5 meses de esperar esa noticia finalmente llego y no podíamos estar más felices, no me la creía y no me cabía en el cuerpo tanta dicha. No les miento fueron meses de nervios y de inmensa ilusión, me imaginaba ese instante y solo pensaba como le daría la noticia a mi esposo, familia y amistades. Tenía tantas ideas, planes, en fin, muchas expectativas puestas en esta nueva experiencia que viviríamos, de pronto y para mi sorpresa me sentía diferente, esta vez era distinta a la primera. Aun cuando me invadía una profunda alegría, era inevitable sentir ese dulce amargo, esa sensación que honestamente nunca me imaginé sentirla recibiendo tan maravillosa noticia.

“Culpa” eso era lo que sentía, y odiaba tener que lidiar con ella, pero no estaba en mi recibirla simplemente me llego sin invitación y me tambaleo en el momento. Veía a mi hijo y me invadía entera, pensaba que yo le estaba quitando su lugar, que al desear agrandar nuestra familia yo misma lo desplazaba de lo que para el por 3 años había sido su mundo perfecto. Se que alguna mamá me entiende o se identifica conmigo, por años mi hijo había sido el centro de nuestro universo, el primer hijo, el primer nieto, ¿Ustedes se lo pueden imaginar? para mí eso era suficiente para sentirme culpable.

IMG_8166.jpg

Con el paso de los meses empecé a entender que era parte de la etapa que estaba viviendo, digamos que lo interprete y acepte como un proceso normal o natural que muchas madres vivimos, realmente una mamá vive su maternidad con culpas, desde lo más sencillo hasta lo más complejo, pero vamos por este camino cargando con un costal de sentimientos que nos nacen desde ese amor tan inmenso, tan fuerte que solo una madre puede sentir, desde el deseo de estar haciendo lo correcto por el bien de nuestros hijo. Entonces alguna se podrá preguntar ¿Cómo lo superaste? Y es aquí donde les comparto un consejo, aclarando primero que viene sin fundamento científico, pero si desde el corazón de una madre que desea servirle a otra mamá. En el momento que entendí que era parte de mi proceso, y justo cuando abrace el momento, decidí aceptar que simplemente eso era “un momento” que pasaría, me sirvió mucho hablarlo con otras mamás, y me impresiono ver que era algo tan común, que sentirlo no me hacia una mala madre, o no significaba que no estaba gozando la noticia de mi embarazo, fue así que poco a poco todo fue tomando su lugar y su forma.

Mi hija nació y no les voy a mentir, no fue fácil verlo comprendiendo que su hermanita ya estaba en casa, que era parte de nosotros. Mi hijo desde el primer instante la amo, la acepto con un amor que me enternecía, me llenaba de alegría. Yo trataba de darle toda mi atención al igual que mi familia, pero sabemos que las emociones de una mujer que acaba de tener a su bebe son tan vulnerables y a veces nos juegan chueco, las hormonas me tenían un poco más sentimental de lo normal lo cual no me ayudaba mucho jaja. Pero al pasar unos cuantos días, adaptándonos como familia de 4, dándonos amor, dosis extras de besos y abrazos todo se volvió increíble. Yo sé que lo mejor que puedo regalarles a mis hijos, son ellos mismos, puesto que serán hermanos, compañeros de vida, de aventuras, cómplices y un sinfín de cosas más.

Si estas pasando por esta misma situación, espero te sientas comprendida por otra mamá que ya lo vivió, lo escribo y comparto con todo el cariño esperando te pueda ser de utilidad.

YGTN

Mamá. Nueva pareja, ¿Por qué no?

Mamá. Nueva pareja, ¿Por qué no?

Hola, soy Mónica Bárcena Anguiano. Moreliana Tengo 31 años y 3 hijos. ¿Cómo hago todo esto con 3 hijos? Con el apoyo incondicional de mi esposo al que le gusta que cumpla mis metas y sueños, porque el ser mamá no debe impedirlo.

Quiero contarles mi testimonio de que mamá puede tener una vida de pareja cuando no se dio de la manera que esperaba con el papá de sus hijos.

Patricio llegó cuando yo tenía 25 años. Fue un cambio total en mis planes y sueños. Su papá siempre estuvo presente y es un buen papá, sin embargo, ese trance de ser “novio” a ser “cabeza de familia” no se dio.  Esperé siempre la frase: “vámonos a vivir juntos” lo que para mí hubiera sido todo, aunque no tuviéramos nada y empezar de 0, pero eso tampoco pasó.

La vida te pone en el lugar correcto en el momento justo, aunque al principio reproches y sientas miedo al cambio. Por azares del destino, una amiga me contactó para suplirla 15 días en recepción, pero esos 15 días se convirtieron en un año en el cual yo ganaba super poquito, pero me alcanzaba para las necesidades de Patricio. Y ahí fue cuando vi que si se quiere se puede y que hubiéramos hecho muchas cosas como familia, los tres, pero siempre había un “pero”.

Empezó a cansarme esa situación y si me preguntan, una de las decisiones más difíciles ha sido el terminar esa relación. Si es feo cuando no hay hijos de por medio, cuando hay, es horrible. Además de que la gente empieza a hablar y a juzgar: ¿Por qué? ¿Qué va a ser de Patricio? ¿Por qué no aguantas un poco o le echas más ganas? Pero nadie te pregunta: ¿Cómo estás? ¿Qué necesitas? De hecho, algunos “amigos” se alejaron.

Dos párrafos arriba les decía que la vida te pone en el lugar correcto en el momento justo y ese trabajo me dio la oportunidad de conocer a alguien. Alguien que pronto se convirtió en la persona más importante para mí y con quien he compartido, hasta la fecha, 5 años de los más felices de mi vida. Claro que para llegar hasta aquí fue otro show: la gente vuelve a hablar, tu familia se preocupa, la familia de él no quería conocerme, el tema de los ex, en fin. Aún así, decidimos darnos una oportunidad y hoy, 5 años después de toda esa situación, tenemos una familia muy bonita y grande ya que él tiene 2 hijos de su matrimonio pasado, Patricio, y dos hijos nuestros, y si pudiéramos y la economía lo permitiera tendríamos más jaja ya que él me da la seguridad de que todo va a estar bien, aunque los planes cambien.

Definitivamente no estaba en mis planes toda esta historia, pero ahorita mi vida es mucho más bonita de lo que imaginé. ¡Sí! Soy mamá y al igual que cualquier persona tengo derecho a decir ¡No! Cuando algo no me hace feliz e ir por lo que sí, ya que al estar bien yo, mis hijos están bien.

monica-s-08