¿Que llevar a la maternidad?

¿Que llevar a la maternidad?

Estamos a días de conocer a Fernanda, y con Mariana no tuve ni tiempo de hacer una maleta REAL y empacar lo necesario (me faltaron muchísimas cosas), asi que esta vez la hice con mas tiempo, revisando varias listas de otros blogs y gracias a varios tips que me dieron creo que ya está completamente lista.

Aquí les dejo la lista que yo hice y creo que son cosas necesarias e indispensables para esos días en el hospital. En lo personal, se me hizo mas práctico meter todo en una sola maleta (mis cosas, las de Fernanda y mi esposo) pero ya depende de ti como decidas hacerlo.

Para mamá

  • 2 pijamas cómodas y de botones (para poder dar lactancia sin problemas)
  • Ropa interior (siempre empaco de mas, no vaya a ser… 5 y los MAS cómodos que tengas)
  • 2 brassieres de lactancia para el día y 1 para la noche (son mas aguaditos)
  • 2-3 pares de calcetines
  • 1 cambio de ropa para la salida de la maternidad. (Busca algo cómodo, aguado y que sepas que te quedará… por ejemplo yo empaqué unos leggins y blusa de botones)
  • Toallas femeninas nocturnas (las mas grandes que encuentres jajajaja) o también puedes comprar pañales de adulto y no sentirte tan incómoda.
  • Bolsa de aseo personal (shampoo, cremas, cepillo de dientes, ligas, jabón de cara, cepillo de cabello, etc.)
  • Maquillaje (algo básico pero siempre necesaria para no verte tan demacrada 😅)
  • Pads absorbentes para lactancia
  • Lanolina para pezones
  • Faja o venda para post parto
  • Cremas post parto
  • 1 paquete de toallitas húmedas (en estos momentos querrás mas suavidad al limpiarte)

Para tu bebé

Tu bebé no necesitará ropa durante la maternidad porque usan la del hospital, así que lo que te enlisto aquí de ropita es para la salida a tu casa. Yo llevo de mas porque con Mariana me pasó que llevaba solo 1 mameluco y lo manchó todo de popó antes de salir y fue un caos… asi que mas vale prevenir jajaja.

  • 3 oansies interiores
  • 3 mamelucos
  • 2-3 pares de calcetines
  • 2-3 pares de guantes (estos si los pueden usar en el hospital)
  • 2-3 gorritos (estos también)
  • 2-3 repetidores
  • 1-2 cobija tipo muselina
  • Si estas en época de frío, una cobijita calientita no está de más
  • Aretitos de oro de punta picuda para perforación (si tienes niña)
  • 2-4 pañales por si acaso
  • Algodón

Para acompañante

  • Pijama
  • 1 cambio de ropa
  • 2-3 ropa interior
  • Bolsita de aseo personal (jabón, cepillo de dientes, etc.)
  • Calcetines

Extras

  • Aceites esenciales (lavanda para relajarte, menta y limón para olerlos directo en momento del parto)
  • Disfusor
  • Pelota de pilates
  • Playlist con música que te relaje y te guste
  • Snacks (te dará mucha hambre y necesitas energía. Llévate barritas, nueces, arándanos, y cositas que te gusten que te animen en ese momento)
  • Termo con agua, limonada, jamaica (para mantenerte hidratada)
  • Almohada de lactancia (Con M no llevaba y me la regalaron en la maternidad y me ayudó muchísimo a sentirme cómoda para darle pecho)
  • Capita de lactancia (esta no es necesaria, solo si no te sientes cómoda o hay mucha gente, nunca falla)
  • Tener instalado el carseat en el auto
  • Documentos necesarios e identificaciones oficiales
  • Cargadores de celular (para ti y tu acompañante)

…you got this mom!

New born essentials — Los productos que no pueden faltar

New born essentials — Los productos que no pueden faltar

BLOG

Tenía mucho tiempo queriendo escribir este post, pero por muchas razones lo aplazaba… y es que creía que iba a ser muy fácil escribirlo pero dos años después de tener a mi primera hija y siento que ya se me olvidaron muchas cosas de las que utiliza y necesita un recién nacido. Así que me puse a escribir una lista inmensa, buscando en Pinterest otra vez, y hasta buscando listas viejas que tenía con Mariana, para recordar todo lo que compramos, lo que nos sirvió y lo que no volvería a comprar JAMÁS.

Todas tenemos nuestros productos favoritos, los que nos funcionaron mejor, etc. Yo aquí te quiero dejar una lista de los productos que no pueden faltar con la llegada de tu bebé, y dejaré una breve descripción a mis favoritos y el link donde los puedes comprar.

Lo más importante y que quiero recalcar, es que no necesitas gastar los millones para tener productos que sirvan y sean de buena calidad… espero te funcione ay si es así no dudes en compartirlo.

Must have

  • Moisés — Recomiendo mucho buscar uno que se una a tu cama y puedas tener a tu bebé durmiendo cerca pero cada quien en su propio espacio. Yo tengo este Chicco Next to me (TIP: Lo compramos usado en MARKET PLACE de Facebook y nos salió mucho más económico. Busca cosas usadas que estén en buena calidad y reutiliza.)
  • Carriola — Busca una que se ajuste a tus necesidades. Yo tengo esta Chicco Trio Travel System. No es la más ligera (creo que venden ahora un modelo mas light weight) pero lo útil es que puedes subir y bajar del carro a la carriola tu bebé sin necesidad de sacarlo del porta bebé.
  • Bote de basura para pañales — La compra que creí menos necesaria y se volvió nuestra salvación diaria. Yo tengo este Playtex Diaper Genie
  • Extractor de leche — Actualmente existen muchas marcas muy buenas de extractores. Encabezando los TOP 10 están el Spectra y Medela, sin embargo son muy costosos. Con Mariana yo compré este de Evenflo  y es bueno, solo que la succión no es la mejor con 2 pumps y solo utilizaba uno. Ahora compré este Bella Baby Double Electric Breast Pump y está catalogado dentro de los mejores 10, y a un precio mucho más bajo. Ya les contaré que tal funciona, pero tiene excelentes reviews.
  • Monitor — Existen muchas marcas, ahora si depende de tus necesidades. Yo tengo este Moonybaby y la principal razón por la que lo compramos fue porque que venía con doble cámara y el precio se nos hizo razonable. Además que tiene la pantalla doble y puedes ver las dos cámaras la mismo tiempo. *Este no tiene Wifi
  • Mecedora — Una de las compras que MAS he utilizado es mi mecedora. Es uno de los lugares donde pasarás mas tiempo, te juro que vale la pena el gasto 100%. Debes de elegir una que sea cómoda para ti, yo tengo esta de Petit Corner.
  • Pañalera — Existen muchas marcas, ahora si que la que mejor se ajuste a tu estilo. Busca algo que puedan llevar tu o tu pareja y sea cómodo como una backpack.
  • Cuna y cambiador — Aquí depende mucho de como decidas llevar tu maternidad, pero yo SI utilicé la cuna desde los 3 meses que pasé a Mariana a su cuarto. Muchos otros la compran y deciden hacer colecho por más tiempo y no la utilizan para nada, depende mucho de lo que quieran hacer tu y tu pareja como familia.
  • Biberones — Decidas lactancia o no, siempre es bueno tener los biberones para emergencias, salidas, etc. Para mi los que me funcionaron fueron los Tomee Tipee. Nosotros compramos este kit done viene aparte calentador de biberón, cepillo, y esterilizador, con algunas otras cosas.
  • Baby swing/bouncer — Este producto no lo considero indispensable, pero si es de mucha ayuda cuando quieres cambiar de aires con tu bebé y poderlo colocar en otro ambiente. Existen muchas marcas como el 4Moms Mama Roo que para mi opinión es innecesario el gasto pudiendo tener algo mas económico. Yo compré este Ingenuity baby swing y lo considero perfecto para lo que se necesita.
  • Fular — Con Mariana nunca lo utilicé porque no estaba bien informada de los beneficios. Ahora si creo que lo necesitaré mas porque tengo que tener mis manos libres para estar con 2 niñas, haciendo cosas de la casa, etc. y necesito mis manos libres, mientras tengo tiempo de calidad con mi bebé. Marcas hay muchísimas, yo te recomiendo estas: Burrow Baby
  • Bañera — Entre más sencilla mejor. No compres lo mas tecnológico ni con tantos aparatos. La mía es de Walmart México y tenemos una base de tijera de Liverpool.
  • Almohada de lactancia — Yo no consideré esto en mis compras la primera vez, y de buenas me la regalaron en la maternidad. La utilicé muchísimo y es MUY útil para dar pecho, recostar al bebé mientras juegas con el, hacer tummy time, etc. Aquí te dejo esta marca Minky Nursing Pillow, pero venden muchas.

Essentials

Aquí te enlistaré más productos que no debes olvidar.

  • Sábanas para cuna (2-4)
  • Sábanas para cambiador (2)
  • Mantas de franela o algodón (2-4)
  • Manta cubre lactancia
  • Oansies blancos básicos manga larga/corta (5-10)
  • Mamelucos (6-8)
  • Calcetines
  • Gorritos (2-4)
  • Guantes (2-4)
  • Pantalones (4)
  • Repetidores (3-4)
  • Chupones (2)
  • Swaddlers
  • Secador de biberones
  • Bolsitas para guardar leche materna – Recomiendo Lanisoh
  • Cambiador portátil – Recomiendo Skiphop
  • Crema para rozaudras
  • Pañales
  • Básicos de limpieza (Shampoo, crema corporal, jabón)
  • Toalla para baño
  • Algodón (al principio utilizas algodón húmedo para limpiar al bebé)
  • Toallitas húmedas
  • Kit de termómetro, corta uñas, cepillo, perilla, peine, etc.
  • Espejo para el auto – ejemplo

…you got this mom!

Bebé estrella

Bebé estrella

Soy Melissa González, esposa de César Tamez y mamá de un bebé estrella y de César. Tengo 28 años y soy de Monterrey.

En este mes de Octubre se honra y recuerda a todos aquellos bebés y embarazos perdidos. Esta es, sin duda una de las experiencias más difíciles y dolorosas que una familia puede vivir y es por eso que quise compartir mi experiencia, para que otras parejas que estén pasando por esto no se sientan solas y que tengan la confianza de que hay luz después de la tormenta.

Mi esposo y yo nos casamos en el 2016, después de 8 años de novios, él de 24 años y yo de 25, la mejor decisión de mi vida. 

Nuestro deseo desde novios era ser papás pero al mismo tiempo queríamos esperarnos un poco de tiempo para ese momento. Disfrutamos al máximo dos años y se llegó el día en el que dijimos “Estamos listos”.

Todo fluyó excelente, ¡Me embaracé en el primer mes! No lo podíamos creer y la felicidad y expectativas eran tan grandes. 

Desde que te enteras empiezan los planes, las ilusiones, revisar fechas, planear qué se va a comprar, compartir la noticia con tus familiares y amigos etc. Y nunca NUNCA esperas que tú serás una de las tantas historias que escuchas de la amiga, de la hermana, de la prima… OBVIO a mí no me va a tocar, más bien, nisiquiera lo piensas, no es opción.

A mis 12 semanas, en la madrugada antes de mi cita del mes, comencé con sangrado. Al siguiente día por la mañana fuimos con el doctor y OH sorpresa, no estábamos listos para escuchar esa noticia. Nunca olvido las palabras del doctor: “El saco se colapsó”

Yo solo pregunté ¿Y eso qué es? Con esperanza que me dijera que ocuparía tal vez alguna medicina, reposo o cualquier otra cosa menos lo que terminamos escuchando: “Su bebé ya no creció desde la ultima vez que vinieron, lo siento”. Las palabras más fuertes y dolorosas que he escuchado. En un segundo se rompe toda expectativa, ilusión y deseo que pudiste haber tenido, en pocas palabras: Se te viene el mundo encima. A todo esto se le agrega ver el dolor de tu esposo y compartir con él lo que sólo TÚ y ÉL pueden llegar a sentir en esos momentos. Y sí, me di cuenta que él también lloraba y él también sufría y eso me hacía la pena aún mayor, quererlo animar pero no poder por compartir el mismo dolor. Esto nos ayudó a crecer como pareja, a amarnos y comprendernos más y a conocernos en un ámbito de la vida en el que nunca nos había tocado estar. Al final del día ya compartíamos lo más grande y hermoso de la vida, nuestro sueño de ser papás que aunque había durado solamente 12 semanas, para nosotros fueron las más maravillosas. 

César: Gracias por tus palabras, tus abrazos y tu amor en esos momentos. Fuiste TODO para mí para salir adelante. 

Por otro lado, la mente es tu peor enemigo. Las dudas, preguntas y miedos son lo que más difícil hacen esta etapa de duelo. ¿Por qué a mí? ¿Habré hecho algo mal? ¿No me cuide lo suficiente para mi bebé? Tal vez no debí de haber ido a caminar, comido esto, cargado aquello.. Y como mamá primeriza ¿Nunca me voy a poder embarazar? ¿Me tardaré años en lograrlo? ¿Me va a volver a pasar?

Lo más importante que aprendí de esta experiencia fue a entender y ser empática con mujeres que han pasado por esto. Y no importa si tenían 5, 20, 30 semanas de embarazo, es su bebé y sólo la que pasa por eso puede entender realmente el sentimiento. Evitemos los comentarios como “Ahh no pasa nada, tenías poquito” “No llores, ya verás que te embarazas rápido otra vez”, etc. 

Tan solo 3 meses después, me volví a embarazar y todo fluyó excelente. Hoy, un año y medio después, soy mamá de César, es sin duda lo mejor que me ha pasado en la vida. Algo que ni en mi más grande sueño me llegué a imaginar. Y aunque nunca se olvida y aún duele, me queda claro que llega la calma, la luz y las respuestas a tantas preguntas. 

Una gran amiga me dijo en su momento y nunca lo olvidaré: “Esta experiencia es una razón más para aspirar llegar al cielo.. para conocer su carita algún día” Y sí, tengo mi fe fuertemente puesta en estas palabras. Algún día conoceré y abrazaré a mi chiquit@.

A tí mamá que pasaste por esto, comparto tu dolor, entiendo tus pensamientos y miedos. No estás sola. No pierdas la esperanza. Sigue adelante y pronto, muy pronto recibirás la sorpresa más grande y hermosa de tu vida.

Con todo mi corazón a mi primer bebé:

Te pedí con mi fuerza al universo,

Te escribí en un par de versos que mandé volando al cielo.

Te pedí, te soñé y te amé sin conocerte.

Mis abrazos te llamaban a un ladito de la cama.

Te soñé, presentí cada día tu mirada, tu llegada.

¡Te amo!

ygtm

Mi amor por ti es para siempre

Mi amor por ti es para siempre

Mi amor por ti no se va. Te conviertes en hermana mayor, tal vez tienes miedos e inquietudes. ¿Como será ahora? ¿Compartiré a mamá? ¿Ya no seremos solo los tres?

Mi amor por ti es único. Cada hijo tiene algo diferente que enseñarle a su madre. Cada hijo es una muestra del amor mas puro y claro que existe.

Mi amor por ti es fuerza. Porque desde tenerte en mi panza, cargar contigo, mi fuerza física y mental ha crecido al mil por ciento. Porque cada día al levantarme nacen unas fuerzas de querer vivir al máximo y entregarte todo.

Mi amor por ti es sencillo. Amarte ha sido lo más fácil de mi vida, lo más natural y perfecto. Desde que te sentí, desde que te vi, desde que nos volvimos tu y yo madre e hija, todo ha sido sencillo.

Mi amor por ti es puro. Desde lo mas profundo de mi ser, esa pureza que hay en mi corazón es tuya. Todo lo que me haces sentir es puro y claro, no hay nada que le quite su color y transparencia.

Mi amor por ti crece. Todos los días te admiro mas, me sorprendes más y me llenas de satisfacciones enormes. Todos los días mi corazón crece al mil por ciento.

El amor por ti es único y es para siempre, y así será también para tu hermana… único en su propia perfección. El amor de una madre no se divide, se multiplica. Te amo a ti por convertirme en tu mamá, por enseñarme que puedo ser y crecer cada día mas. Te amo porque descubrí que soy una mujer diferente, y así tu hermana me enseñará otras cosas nuevas. Nuevas experiencias y retos, pero siempre creciendo juntas en amor.

Recuerda, siempre serás mi primer bebé… la que me enseñó el amor mas puro y perfecto, la que me enseño a ser mamá.

…you got this mom!

Un año de ser mamá

Un año de ser mamá

Mi bebé cumple un año. Un año. No lo puedo creer. Me pongo a pensar en el momento en que supe que estaba embarazada. Ese momento de “es neta?! Ya?!” 

Nosotros ya habíamos decidido que queríamos familia. Y empezábamos a “intentar”. Pero fue tan rápido, desde el momento que empezamos, no hubo otra menstruación, “pegó de inmediato”. (Al decirlo y vivirlo me siento enormemente bendecida). Fue un shock grande, sentí mucha incertidumbre, miles de dudas, emoción, ansia, sentimiento, adrenalina… no sabía que hacer. No sabía por donde empezar, cuáles eran los primeros cuidados, que cosas comprar, untarme, tomarme, ponerme, nada! Lo primero que hice fue comprarme el libro “What to expect when you’re expecting” y una agenda para apuntar TODO lo que sentía físicamente y también en el alma, para mis dudas para el doctor y para otras mamás.  Empecé a leer e investigar mucho en el tema, y quedé fascinada. Me puse a hacer anotaciones en mi agenda de cosas que leía en libros o en blogs y hasta en revistas. Me preparé mucho para la llegada de Luca. 

Claro está, una cosa es la teoría y otra la práctica. Cuando nació y me lo entregaron, fue como un “wake up call”, un “ok, ya leíste, ahora aplícalo” y no sabía por donde empezar. A pesar de haber ido a clases y leído e investigado, me sentía inútil con el bebé en brazos, hombros alzados, tensa, nerviosa. En cambio mi esposo, tranquilo, relajado y con una paz enorme. El me enseño a cambiarle el pañal,  cargarlo, a bañarlo y hasta a darle pecho. No se como le hubiera hecho para sobrevivir esos primeros meses sin su apoyo e instrucción. 

Los primeros 3 meses fueron LOS-MÁS-DIFÍ-CI-LES. Adaptarse a la lactancia no es tarea sencilla. Pensar que porque es natural, y es tu cuerpo, va a ser fácil, fue lo PEOR que pude haber pensado. Creo que cuando me “bajó la leche” fue el peor dolor de la maternidad, más que las contracciones y el parto. Era muchísima presión y tensión, nervio, frustración. No sabía como acomodármelo, tenía los hombros y brazos tensos, me retorcía del dolor los 4 días desde que llegué a mi casa. Mi esposo tuvo que hacerme “masajes” en el pecho que más bien se sentía como “molcajeteadas” para que las boobs no se me pusieran como piedra y el dolor pasara con los días. El agua, el aire, cuslquier tela, TODO DOLÍA. Pero pasó el dolor y ya sólo era cuestión de acostumbrarnos y sentirnos cómodos a hacerlo en público (qué también tardamos 2 meses en lograr). Después de eso, fue tan fácil y natural que no quise ponerme un límite de tiempo y hasta la fecha lo disfruto mucho. No siento una conexión mágica entre el y yo (aunque lo disfruto muchísimo) pero si un milagro de mi cuerpo y la naturaleza. 

Los días constaban de Luca llorar todo el día y dormir toda la noche. Yo ya no sabía que hacer ni que día era. Tuvimos pocas visitas, pero cuando se fueron, quedamos el y yo solos (y para ser honesta, no me dejaba ayudar mucho por la visita porque sabía que ellos venían sólo unos días y yo necesitaba prepararme para cuando estuviera yo sola.) Y me sentía horriblemente perdida. Sentía que los días se me iban y no alcanzaba a hacer nada. Solo despertaba, daba pecho todo el santo día y cambiaba pañales, a veces comía e iba al baño… a veces. Es muy duro estar sola, sin familia o amigos y sin ayuda. 

Los días pasaban y se convertían en meses y me acuerdo perfectamente el día en que dije “hoy empiezo a disfrutar de tener un bebé” y me sentí pésimo porque ese día fue aproximadamente en el 4-5to mes. Y me preguntaba como era posible que el resto no lo haya disfrutado, si era mi bebé y estaba tan chiquito. Pues así fué, no es que no lo haya disfrutado, simplemente fue una prueba grandísima para mi el criarlo casi sola y sin saber mucho del cuidado de un bebé. Y cuando por fin pasé esa línea, esa neblina, pude voltear hacia atrás y decir, “wow, si he avanzado y lo estoy haciendo bien”.

Y así ha sido con toda etapa hasta ahorita, sales de una y entras a otra.  Ves mejoría y hay una recaída, todo está perfecto y de pronto una regresión de sueño, dientes, gripa, etc, etc, etc. Pero con los meses agarras la onda y entiendes que todo es parte de, que en unos días se le va a pasar .

Todo lo que hemos vivido este año nos ha hecho muy fuertes y muy unidos. Es un cumpleaños en familia. Un año de vida de Luca. Un año de Mayela mamá y un año de Pepe papá. Y un año de familia.

El que Luca cumpla un año claro que es importante, ha logrado cosas enormes (en mis ojos de mamá) que si me las hubieran platicado cuando apenas nació, no las hubiera creído.

Pero también es mi cumpleaños de mamá. Porque yo, Mayela mujer, existía. Pero Mayela mamá, no. Y la Mayela mamá que hoy se ve en el espejo es completamente diferente a la que se veía esos primeros días de post-parto, de calzones de abuelita, de panza de embarazo de 6 meses, de dolor en el pecho, de no entrar en los jeans y SOBRETODO de pensamiento y paciencia. 

Este año lo celebro sintiéndome ganadora, vencedora, triunfadora. Sabiendo que nadie sabemos que estamos haciendo, pero aprendemos sobre la marcha. Entendiendo que el principio es difícil y parece no mejorar, pero hay una luz y todo mejora tarde o temprano y cuando mejora, y volteas a ver esa tempestad, piensas que no era tan mala, porque ahora ya eres más fuerte y sabes que lo podrías soportar de nuevo.

El primer año de mamá también se debe celebrar, gozar, reconocer y valorar. 

Tú, mamá que estás del otro lado de la neblina, te estamos esperando todas del otro lado, con los brazos abiertos, una sonrisa de empatía y reconociendo tu ENORME valor. 

Feliz cumpleaños Luca. Feliz cumpleaños Mayela mamá. Y feliz cumpleaños a ti que te identificas con mi historia. 

ygtm

Hiperemésis gravi… what!?

Hiperemésis gravi… what!?

¡Hola! soy Tere, tengo 32 años y vivo en Monterrey con mi esposo y mi chiquitín de casi 2 años, César. Soy mamá de tiempo completo, fotógrafa, diseñadora y consultora en sistemas de productividad.

Nunca se me va olvidar el sentimiento de cuando me enteré que estaba embarazada, era un mar de lágrimas de felicidad, nervio, amor, miedo y mil cosas más. No llevaba ni una semana de haberme enterado y ya tenía mi pinterest board explotando de ideas: las fotos de la panza, el álbum con notitas por cada mes, recetas saludables y tips de cómo organizarme super bien para hacer todo esto mientras emprendía mi negocio.

Sorpresa la que me llevé cuando me dió el primer bajón de energía y la primera náusea, sabía por mis amigas y todas las películas del “morning sickness” pero ¡¿que fregados era esto?! Cero “morning” era “all freaking day” y cero estilo romantic comedy, era ¡el exorcista!

Empezó super temprano y super agresivo todo, había días en los que vomitaba cada hora y no me podía tragar ni mi propia saliva. Pasaron semanas en las que sólo me despertaba y me arrastraba al sillón para sentir que había hecho algo. La rutina de mi esposo consistía en dejarme vasos de agua, coca light y hielos y variedad de galletas saladas y tostadas antes de irse al trabajo, luego regresaba a la hora de la comida a subirme un plato que parecía para un niño de 2 años con la esperanza que esta vez no lo devolviera pero con bolsa en mano porque sabía que probablemente iba a pasar y todas las noches aguantaba mis lágrimas de cansancio y desesperación de que no podía valerme por mi misma.

Cero me imaginaba mi embarazo así, no podía ir a trabajar ni trabajar desde mi casa porque todo me mareaba, fueron semanas sin manejar, sin bajar escaleras y sin poderme bañar parada, etc. Para no hacerles el cuento largo, fue hasta que acabé en el hospital que me enteré que existía un versión intensa que se llamaba hiperémesis gravídica y no era algo de los primeros tres meses como todo mundo me decía, vomité hasta el día en que nació mi hijo.

Bye mi álbum de pinterest, tenía que hacer un nuevo plan. Después de los primeros tres meses de miedo empecé a ver la luz, ya tenía tantita más energía, mis vómitos habían disminuido a 3-5 veces al día y empecé a organizarme alrededor de mis olas de energía. Acepté que no iba a lograr todo lo que me había propuesto y tenía que poner prioridades. Me propuse hacer UNA sola cosa al día, pero tenía que ser realmente importante, y me iba a sentir orgullosa cada vez que la lograra.

Empecé a ser mucho más productiva de lo que me imaginaba, el sentimiento de estar palomeando cosas tan importantes me motivó a seguir mejorando y en muy bueno días hasta palomeaba 3 prioridades. Una vez que nació mi hijo, y empecé a recuperar mi energía, me propuse seguir perfeccionando esta técnica y hoy, casi 2 años después, sigo usándola para poder ser emprendedora y mamá de tiempo completo.

Espero mi experiencia sirva de apoyo moral a las mamás que estén pasando por algo parecido, porque si algo me di cuenta, es que cuando encuentras a alguien en tu misma situación te sientes comprendida y a veces eso ayuda mucho más que cualquier palabra de aliento.

workingmom2

También les dejo algunos tips que me ayudaron mucho y/o me hubiera gustado saber.

  • No tengas miedo de sonar exagerada con tu doctor, dile si te sientes muy mal y no te esperes a terminar en el hospital. Hay medicamentos que te puede recetar ya sea en pastilla y/o en inyecciones para poder controlar este padecimiento. Pregúntale por hiperémesis gravídica si tienes vómito excesivo, fatiga, pérdida de peso, deshidratación, salivación excesiva y malestar todo el día.
  • Encuentra tu snack que puedas tolerar a prueba y error, para muchas eran las saladitas, en mi caso eran las habaneras integrales, y tráelas a todos lados. También toma bebidas extra extra frías.
  • Compra un rollo de bolsitas de plástico (pudieran ser poo bags de perro jaja) para traer en la bolsa para cuando no llegues al baño, que en mi caso era 50% de las veces. Ah y unos chicles de menta para después.
  • El antibacterial exgerm era mi salvación porque aparte de limpiarme las manos cuando más bajas traía las defensas, como huele mucho a alcohol, olerlo me calmaba las nauseas y me ayudaba cuando sentía que se me bajaba la presión.
  • Trata de evitar usar productos con mucho olor (perfumes, desodorantes, cremas, etc) Hasta mi esposo tuvo que cambiar sus productos jaja
  • Busca una silla para bañarte sentada en la regadera y evitar desmayos. (A veces una gotita de eucalipto en la regadera ayudaba a las nausea tmb)
  • Avisar en el trabajo y a familiares sobre tu condición para que te apoyen, te den espacio y de pasada te evites comentarios de “es sólo los primeros 3 meses” y “a mi también me dio morning sickness”
  • Para días malos en los que no podía ni ver la tele ni leer, ni pararme, los podcasts y los audiobooks eran mi salvación. Les recomiendo el app Audible para audiolibros.
  • Ten un mini fridge, hielera y/o una mini despensa con bebidas frías y comidas básicas que NO huelan y que puedas alcanzar sin tener que caminar más de 10 pasos para los muy malos días en los que no puedas ni pararte o tolerar el olor de la cocina.
  • ¡Te recomiendo mucho el especial de netflix de Amy Schumer! Es una comediante que también tuvo hiperémesis y se avienta unos muy buenos chistes. De hecho por ella me enteré de esta página con super buenos recursos si estás pasando por esto http://helpher.org/tools/
  • Y sobre todo no te sientas mal por no poder hacer nada, lo importante es tu salud y la de tu bebé. YOU GOT THIS MOM!

ygtt

La esperanza que llega después de la tormenta

La esperanza que llega después de la tormenta

Bebé arcoíris .- Llamados así, porque su llegada trae consigo una gran luz que da cese a la tormenta.

¡Hola! Soy Fer, tengo 25 años, estoy felizmente casada con mi mejor amigo, mamá de José María (⋒) y de babyM (✩).

Hay situaciones que vemos muy lejanas y juramos que jamás nos sucederán (ajá, como si estuviéramos excentas del destino) y si… sin quererlo, ni pensarlo y mucho menos esperarlo, suceden y llegan para sacudir y poner todo tu mundo patas pa arriba.

Si pensaste en la llegada de los hijos, estas en lo correcto, peeeero y si la cosa fuera al revés…

Las siguientes palabras las quiero dedicar a todas las mujeres que han pasado o están pasando por esto… y las abrazo fuertemente.

Les platico esto, porque hoy en día nadie se atreve a hablar de este tema, muchas parejas se sienten tan mal que prefieren ocultarlo y mantenerlo en secreto por el resto de sus vidas.

A mí no me parece que debería ser así, pues al volverse tabú y un tema tan complicado, todos huyen, pero aquí me tienen y aunque no es algo que hable a la ligera, contaré un poco de esta experiencia, para que se tenga más conciencia y apoyarnos las unas a las otras.

Me pasó hace poco más de 4 años, desperté una mañana sin imaginar que ese día dejaría de latir el diminuto corazón que habitaba mi vientre… Perdí a mi preciosa princesa a las casi 14 semanas de gestación y aunque los doctores corrían e intervenían, fue imposible evitar que sucediera. Y he de confesar, que pensé lo peor, la tristeza y el vacío era tanto que quería irme junto con mi bebé, pues me sentía sola e incomprendida; solo podía repetirme una y otra vez ¿Por qué a mi? ¿Por qué? ¿Qué hice mal? … y es que sólo conocemos las historias de éxito, de la familia, de los amigos, y/o personas cercanas, pero nadie se atreve a platicar qué tal vez antes de esos hijos que tienen hoy en día, perdieron uno, dos o hasta más bebés.

Duele platicarlo, si, las fechas aún son difíciles y hay ciertos factores desencadenantes que todavía me hacen sentir emocional a veces, es una sensación súper rara, el extrañar a alguien que no conozco, pensarlo es abrir la herida que hoy ya está “sanada” pero no es nada de lo que debamos avergonzarnos.

IMG_3591Pero no todo es tristeza, después de la tormenta llegó la calma… y si estás en esta situación, te prometo que llegará.

Dos años y medio después, la vida me premió con un hermoso varón, el regalo por el cual había orado tanto y aquella triste experiencia se convertía en pasado, pero en su viaje dejando demasiado aprendizaje.

Aprendí a disfrutar cada instante y celebrar cada latido de la vida que llevaba dentro, cada síntoma, cada patada, hasta de las náuseas estaba agradecida. Y es que cuando nos encontramos en la dulce espera, muchas veces rezongamos de las cosas a las que no estamos acostumbradas, de los malestares, de los días tan pesados … pero jamás imaginamos que quizá del otro lado del mundo, hay alguien que se muere por estar en nuestros zapatos, aún con toda esa fiesta de hormonas.

Por otro lado entendí y asimile que así tenían que pasar las cosas, que no fue culpa de nadie, que no hice nada mal, que su misión en este plano había terminado a sus escasas semanas y sobretodo, que ese era el plan que Dios tenía para mi, para nosotros como familia, solo él sabía el porque y encontré consuelo en eso; sonará algo loco pero tengo mucha fe de que algún día pueda conocer a nuestra preciosa bebé.

José Maria llegó a nuestras vidas como un rayo de esperanza, un sol… supongo que a todas nos pasa, no podía creerlo, no podía dejar de verlo y abrazarlo, vida de mi vida, era o mejor dicho, es el regalo perfecto y tenerlo en mis brazos después de tanta penumbra, es MEJOR que cualquier cosa que hubiera imaginado.

Reafirmó que sin lluvia no hay arcoíris, que si hay esperanza los sueños se cumplen, mi hijo llegó el día en el que su hermana se fue, y aunque es algo contradictorio, es un día que vamos a celebrar siempre, en gratitud por la fidelidad y la gracia de Dios, por la vida después de la pérdida.

A todas y cada una de ustedes, hayan pasado por esto o no, pero que sin conocernos caminamos juntas por esta senda llamada “maternidad”, hoy les digo, de mamá a mamá… ¡Disfruta!, disfruta esta maravillosa rueda de la fortuna, agradece cada subida y bajada, los días buenos y los no tan buenos, cada risa, cada llanto, cada berrinche, porque te aseguro que ese día no se repetirá más, bien dicen que el tiempo corre y no se detiene, valora cada segundo, regocíjate, porque compartir la dicha de dar vida con la tierra y el creador, es lo mejor que como mujer nos puede pasar; recuerda que esta grandiosa labor requiere felicidad y amor, no perfección.

Sé que habrá días que creemos que no podemos continuar, que todo se vuelve difícil y cansado, pero les prometo que después del túnel, siempre se hará presente ese rayito de luz… por ejemplo, hoy me toma fuertemente de la mano mi pequeño arcoíris, acompañándome en este hermoso viaje llamado vida.

Solo respira, confía y vuelve a comenzar.

ygtf

5 cosas que debes hacer al visitar un bebé

5 cosas que debes hacer al visitar un bebé

Cuando nace tu bebé todo es felicidad, emoción y llantos (tuyos y del bebé jaja).

Muchas personas cercanas a ti también se emocionan por la llegada y quieren felicitarte, abrazarte y por supuesto conocer al nuevo miembro de la familia.

Yo nunca pensé que las visitas fueran cansadas. A mi me gusta mucho platicar y estar con gente, pero todo tiene su tiempo y espacio. Les quiero compartir esta lista de cosas que mucha gente hizo por mi y agradezco muchísimo, y me encantaría volver a repetir yo cuando alguna amiga tenga a su bebé.


Visitas de hospital

Si vas a conocer al bebé de una amiga es mejor que lo hagas en el hospital, que sea una visita corta, pero de verdad ¡corta! Jajaja porque luego hay gente que se queda ahi agarrando la platica como si estuvieras en el cafesito y la mamá esta cansada. Necesita descansar.

Yo diría que unos 10-15 minutos son suficientes. Saludas, felicitas a los nuevos papás y te vas.

Creo que las visitas en hospital son más funcionales porque ahí la mamá no se tiene que preocupar por atender a nadie y está más tranquila en ese sentido.

Habrá personas que les guste mucho que se queden ahi horas, pero lo más común es que quieran momento para descansar.

Visitas en casa

Si es una persona más cercana a ti y quieres hacerle una visita a su casa está bien, sólo ten en cuenta que ahora ella está sola con su bebé y necesita ayuda. Al igual que la visita en el hospital, ¡¡¡el tiempo es clave!!! No puedes quedarte ahi toda la vida platicando, a menos que ella te lo pida. Porque luego tal vez es incómodo para ella y quiere seguir haciendo sus cosas o descansar un rato.

Ofrece ayuda

Si fuiste a visitarla a su casa, no dudes en ofrecerle ayuda. Tener a un bebé recién nacido es hermoso pero a la vez súper cansado y necesitas agarrar fuerzas.

Ofrece tu ayuda y cuida al bebé mientras ella puede irse a dormir un rato o meterse a bañar. Necesita tantito tiempo para ella y el sentirse apoyada es bueno también.

Llévale comida rica

Esto es de lo que más se agradece en vez de un regalo. Cuando estás en tu casa con tu bebé, lo que menos tienes es tiempo para cocinar. Terminas comiendo lo primero que vez en el refrigerador y no siempre es algo bueno y saludable.

A mi me pasó que mucha gente llegaba con pan dulce, al principio estaba delicioso, (porque aparte dando pecho quieres comer puro carbohidrato a lo tonto) pero después de un tiempo, todo era pan y hacia falta una buena comida. Así que cocínale algo rico, que se pueda calentar fácil y sea saludable.

Lávate las manos

A mi me encantaba que llegaran a conocer a Mariana y la cargaran un ratito mientras yo descansaba, pero me daba mucha pena estarles diciendo que se lavaran las manos antes de agarrarla. Para mi era sentido común, pero muchas personas no lo saben entonces por eso lo pongo como un punto importante.

Siempre que cargues a un bebé recién nacido, llega directo a lavarte las manos. Estuviste en la calle y no se cuantas cosas tocamos y agarramos en el día, así que más vale prevenir.


Son cosas simples pero muchas veces no las sabemos. Yo antes de tener a Mariana, creo que no hacia ninguna de estas cosas porque no tenía ni idea, por eso decidí hacer esta pequeña lista para las personas que no saben que hacer con la llegada de un bebé y todo sea más fácil para la nueva mamá. Así que si pronto vas a tener a tu bebé, puedes compartir esta lista a todas las personas cercanas para que todo te sea más fácil.

No dudes en dejar tu comentario aquí abajo si crees que haya otro punto importante que alguien haya hecho por ti en esos momentos y lo valoraste.

…you got this mom!