5 regalos útiles para la maternidad

5 regalos útiles para la maternidad

Hace tiempo una amiga que todavía no tiene hijos me pregunto que cual era un buen regalo para una amiga que acababa de tener a su bebé. No quería dar el típico regalo de maternidad y quería dar algo que realmente le funcionara y más en esta cuarentena eterna.

A mi inmediatamente se me vino a la mente “PAÑALES!” Jajaja para mi es de los mejores regalos que me han hecho con mis dos hijas… pero me puse a pensar cuales podrían ser los 5 regalos MÁS ÚTILES para una mamá hoy en día. Así que si tendrás pronto a tu bebé o nacerá uno cercano a ti, te dejo aquí los que a mi parecer son los que una mamá agradecerá muchísimo.

1. Pañales

Porque nunca son suficientes… y siendo mamá primeriza NO TIENES IDEA que de verdad es algo que se acaba, y se acaba muy rápido.

Como consejo, regala unos pañales talla ETAPA 1-2, y de una marca que sea buena y les aguanten. Recomiendo Pampers, Huggies Supreme o KIRKLAND (del Costco). Y ya si quieres hacerlo mas completo agrega un paquete con toallitas húmedas. Te prometo que ese regalo nadie lo desprecia.

2. Comida casera

Close up portrait of female hands slicing vegetables

Si… ¡comida! ¿Sabes cuántas mamás comen mal los primeros días si no tienen ayuda? ¡¡¡TODAS!!! Porque cuando acabas de tener a tu bebé lo último que piensas es en cocinar y es lo máximo tener comida congelada y sólo en 3 minutos calentarla y ¡listo!

Ni siquiera debes de preocuparte por hacer algo elaborado, tan solo algo casero y nutritivo y la mamá te lo va a agradecer con el alma. Creo que es uno de los MEJORES regalos y nadie te lo va a rechazar.

3. Básicos

Uno de los regalos que mas nos gusta es la ropita de bebé, pero ¿Que tanto la va a usar? ¿Le sacará todo el provecho? Incluso hay alguna ropita que o no le quedará por la temporada o no es del gusto de la mamá. Asi que si quieres regalar ropa, no te vayas por el vestido con olanes… regala BÁSICOS.

Oansies blancos, calcetines, sets de pijamas de zipper, etc. Literal los oansies blancos los usas y usas y usas… porque los popean, manchan, babean y vomitan… así que nunca están de mas.

4. Fular

44591B64-E83D-4F60-8DE0-F311BB56983B

¡No podía dejar atrás al bendito fular! Y es que es una ¡¡¡maravilla!!! Más allá de que es un beneficio para el bebé porque lo porteas y está pegadito a la mamá, es mucho más benéfico para ella.

El fular te permite moverte y estar con tus dos manos libres mientras el bebé descansa a tu lado. ¡Tienes lo mejor de dos mundos! Libertad de hacer más cosas y tener a tu bebé cerca.

5. Self-care para mamá

content-pixie-TxBQ7yLj6JU-unsplash
Cuando nace un bebé… ¿quién se acuerda de la mamá? Cri cri…

Pero llega esa amiga, esa persona que pensó en lo que la mamá necesita, y ella quiere sentirse apapachada, animada, importante.

Puedes regalarle desde unas cremas post parto, una crema para la cara, una mascarilla, un exfoliante, una vela aromática, lo que sea que creas que va a regalarle esos 5 minutos de atención a ella. Ufff definitivamente este regalo es uno de los mejores! Y serás la favorita por haber recordado a mamá. 

Cualquier regalo siempre es bienvenido, y se agradece. Busca las opciones que más te gusten a ti y que creas que a esa mamá le va a servir.

…you got this mom!

concariño

¿Que llevar a la maternidad?

¿Que llevar a la maternidad?

Estamos a días de conocer a Fernanda, y con Mariana no tuve ni tiempo de hacer una maleta REAL y empacar lo necesario (me faltaron muchísimas cosas), asi que esta vez la hice con mas tiempo, revisando varias listas de otros blogs y gracias a varios tips que me dieron creo que ya está completamente lista.

Aquí les dejo la lista que yo hice y creo que son cosas necesarias e indispensables para esos días en el hospital. En lo personal, se me hizo mas práctico meter todo en una sola maleta (mis cosas, las de Fernanda y mi esposo) pero ya depende de ti como decidas hacerlo.

Para mamá

  • 2 pijamas cómodas y de botones (para poder dar lactancia sin problemas)
  • Ropa interior (siempre empaco de mas, no vaya a ser… 5 y los MAS cómodos que tengas)
  • 2 brassieres de lactancia para el día y 1 para la noche (son mas aguaditos)
  • 2-3 pares de calcetines
  • 1 cambio de ropa para la salida de la maternidad. (Busca algo cómodo, aguado y que sepas que te quedará… por ejemplo yo empaqué unos leggins y blusa de botones)
  • Toallas femeninas nocturnas (las mas grandes que encuentres jajajaja) o también puedes comprar pañales de adulto y no sentirte tan incómoda.
  • Bolsa de aseo personal (shampoo, cremas, cepillo de dientes, ligas, jabón de cara, cepillo de cabello, etc.)
  • Maquillaje (algo básico pero siempre necesaria para no verte tan demacrada 😅)
  • Pads absorbentes para lactancia
  • Lanolina para pezones
  • Faja o venda para post parto
  • Cremas post parto
  • 1 paquete de toallitas húmedas (en estos momentos querrás mas suavidad al limpiarte)

Para tu bebé

Tu bebé no necesitará ropa durante la maternidad porque usan la del hospital, así que lo que te enlisto aquí de ropita es para la salida a tu casa. Yo llevo de mas porque con Mariana me pasó que llevaba solo 1 mameluco y lo manchó todo de popó antes de salir y fue un caos… asi que mas vale prevenir jajaja.

  • 3 oansies interiores
  • 3 mamelucos
  • 2-3 pares de calcetines
  • 2-3 pares de guantes (estos si los pueden usar en el hospital)
  • 2-3 gorritos (estos también)
  • 2-3 repetidores
  • 1-2 cobija tipo muselina
  • Si estas en época de frío, una cobijita calientita no está de más
  • Aretitos de oro de punta picuda para perforación (si tienes niña)
  • 2-4 pañales por si acaso
  • Algodón

Para acompañante

  • Pijama
  • 1 cambio de ropa
  • 2-3 ropa interior
  • Bolsita de aseo personal (jabón, cepillo de dientes, etc.)
  • Calcetines

Extras

  • Aceites esenciales (lavanda para relajarte, menta y limón para olerlos directo en momento del parto)
  • Disfusor
  • Pelota de pilates
  • Playlist con música que te relaje y te guste
  • Snacks (te dará mucha hambre y necesitas energía. Llévate barritas, nueces, arándanos, y cositas que te gusten que te animen en ese momento)
  • Termo con agua, limonada, jamaica (para mantenerte hidratada)
  • Almohada de lactancia (Con M no llevaba y me la regalaron en la maternidad y me ayudó muchísimo a sentirme cómoda para darle pecho)
  • Capita de lactancia (esta no es necesaria, solo si no te sientes cómoda o hay mucha gente, nunca falla)
  • Tener instalado el carseat en el auto
  • Documentos necesarios e identificaciones oficiales
  • Cargadores de celular (para ti y tu acompañante)

…you got this mom!

Mamá pre y post parto

Mamá pre y post parto

Hoy tenía muchas ganas de escribir sobre este tema que he traído dándole vueltas las últimas semanas.

Cuando estamos embarazadas es increíble la atención hacia la mamá. Todos a tu alrededor están pensando en ti… te preguntan si ya comiste, te ofrecen un lugar para sentarte, todos se interesan por tu salud, por tu descanso, etc. y realmente quieren que estés bien.

Pero, ¿que pasa cuando nace nuestro bebé? De pronto, muchas de las atenciones que giraban en torno a ti, ahora cambian y se enfocan en tu bebé… que es totalmente normal, pero hoy quiero hablar de los sentimientos por los que podemos pasar en esta situación.

Obviamente después del parto hay un millón de emociones que ni siquiera nosotras podemos controlar. Desde un amor inexplicable por tu bebé, hasta llorar en la regadera porque ya no lo tienes dentro de ti, o te sientes extraña con tu cuerpo. Si, son muchas cosas, sin embargo, podemos con todas ellas pero necesitamos en estos momentos también atención y apapachos de la gente cercana a nosotros.

Sé que a veces es difícil hablar de nuestros sentimientos con los demás, pero si estás a punto de ser mamá, te sugiero que platiques con tu pareja, mamá, amigas o con quien te sientas en confianza para pedirles que no te suelten. Que no suelten la atención hacia ti, y que por mas que es una felicidad enorme tener a un bebé en sus vidas, también te pregunten como estas tu, si ya comiste, o si necesitas un momento para sentarte.

Es difícil reconocer que necesitamos atención y que nos sentimos vulnerables en algunos momentos, pero tenemos que ser consientes de que los que están a nuestro alrededor a veces no se dan cuenta de que pasamos a un segundo plano.

Y si tu no estás embarazada, pero tienes a alguien cercano que lo está… no la sueltes. No dejes de preguntarle por su salud, su bienestar, si necesita comer, si necesita ayuda con algo de su casa, hijos, etc.

El día del nacimiento de tu bebé, no sólo llega una persona nueva al mundo, nacen dos. Nace una nueva versión de ti (aunque no sea el primero), una nueva mamá que al igual que el bebé, necesita mucho amor y cariño en esta etapa post-parto.

…you got this mom!

 

Ser mamá millenial

Ser mamá millenial
Colaboración para: SUBROSA MAGAZINE

Lucir perfecta, tener una casa limpia y ordenada, preparar comida y siempre tenerla caliente para cuando llegue el esposo, es una idea que para muchas mamás hoy en día se vuelve irreal y muy lejana a lo que actualmente vivimos.

De acuerdo con el “Pew Research Center”, las personas nacidas de 1981 a 1996 pueden considerarse millennials, que actualmente rondan entre las edades de los 23 a los 38 años.

El cambio generacional existe desde siempre, las formas de hacer las cosas, la evolución y aprendizaje, pero como millennials nos tocó vivir el cambio drástico de lo tradicional a lo puramente tecnológico. Nos caracterizamos por estar en constante cambio, no conformarnos y siempre querer mas. Aprender sobre un tema está al alcance de un click y podemos llegar a muchos países y el mundo entero desde nuestra propia casa. ¿Qué diferente en comparación a nuestros papás, no?

Como te darás cuenta, el convertirte en mamá en esta generación es un arma de dos filos: puede ser un gran beneficio o la tortura para muchas.

Y es que hoy en día no tenemos que ser científicas para encontrar información que necesitamos, todo lo encontramos en las redes sociales, google, y blogs que te dan consejos y opciones diferentes de hacer las cosas. Pero, ¿qué pasa cuando sobrepasamos esta herramienta? Fácil, nos abrumamos y creemos que todo lo que estamos haciendo está mal y podríamos hacerlo mejor. Comenzamos a compararnos con los demás, tratando de igualar vidas, estatus, compras, etc. Que nos pueden llegar a hacer sentirnos infelices y con anhelos de querer tener algo “perfecto”, que realmente no existe.

Como mamás, pasamos por un millón de cambios hormonales.

Comenzando el embarazo nos llenamos de ilusión, vemos un millón de veces Pinterest y nos inspiramos en todo. Buscamos y queremos los mejores productos con los mejores “reviews”, porque claro, a los nuevos papás la mercadotecnia los acosa y quieren hacerte sentir que necesitas todos esos productos para sobrevivir y lograr una paternidad exitosa.

Después nace tu bebé, y como un balde de agua fría llega la realidad que muy pocos te cuentan: no todo es color de rosa, ni fotos bonitas.

Las desveladas cada día se vuelven peor, el cansancio te consume, si estás con tu pareja existen pleitos y discusiones de las que jamás te habías imaginado tener. Toda “realidad” que creíste ver en una foto de Instagram se disuelve y se vuelve totalmente lejano a lo que estas viviendo. ¿Qué es lo que pasa? Te puedes llegar a preguntar, y es que así como tenemos la tecnología al alcance de un dedo, todos podemos tener nuestras fotos perfectas, las palabras correctas, los videos de los mejores momentos, pero muy pocos te van a mostrar las desveladas, el llanto, los vómitos y cambios de pañales nocturnos que hacen de tus noches eternas.

Tenemos mucha información a nuestro alcance que puede ser contraproducente para nosotras. Tantas enfermedades que podemos googlear, tantas vidas que podemos ver, tantas historias que podemos leer, pero ninguna es como la tuya.

Como mencionaba anteriormente, estamos en constante cambio y el ser mamá es uno de los principales que pueden sacudir nuestro mundo, que transforman realidades, pensamientos y sobre todo: nuestros planes.

Algo que nos encanta como “millennials” es tener todo bajo control. Crear planes que nos motiven a crecer y crear nuevos proyectos. No digo que hacerlos esté mal, sin embargo, en la maternidad todo esto se vuelve frustrante cuando no se llevan a cabo como tu los imaginaste. Cuando tus aspiraciones cambian y tus prioridades también podemos llegar a sentirnos que hemos fracasado en algún ámbito de nuestra vida.

Como por ejemplo, puede ser que tu personalidad es mas a fin de quedarse en casa, cuidar a los hijos y acompañarlos 24/7 en sus actividades, que honestamente, es el trabajo más agotador y nadie te paga por hacerlo, pero es entregado con el mayor esfuerzo y amor que jamás creíste sentir. Haces a un lado muchas cosas, pero si ser madre te llena el corazón completamente, tu lugar está ahí.

Por otro lado, puede que tus deseos de seguir siendo una mujer emprendedora y de negocios continúe. Amas a tus hijos, pero también quieres ser ejemplo de trabajo, prosperidad y obviamente el beneficio económico nunca está de mas. Tu felicidad también depende de sentirte útil, de encontrar tu propias metas profesionales y llegar a donde tus sueños te lo permitan, tu lugar también esta ahí.

Así mismo, existen otro tipo de realidades, donde como mamá debes de trabajar por que lo necesita tu familia. No es tu mayor sueño, pero necesitas pagar cuentas, casa, y una vida para tus hijos. Sin embargo, el ser proveedora para tu familia y poderles dar lo que necesitan hace que te sientas feliz y completa, porque entregas tu sacrificio diariamente por verlos crecer, tu lugar también esta ahí.

Y asi, existen un millón de realidades que pasan por cada una de nosotras como mamás. Cada una completamente diferente, con altas y bajas. Ninguna digna de ser comparada con otra.

derek-thomson-FK247ivR83A-unsplashSer mamá en estos tiempos se ha vuelto totalmente diferente. Alguna vez escuché decir a una psicóloga, que nuestros papás no podrían ser padres de nuestros hijos, porque los tiempos cambian, las enseñanzas y metodologías también… así como nosotros no podríamos ser padres de nuestros nietos.

Todos tenemos nuestra esencia como generación, como comunidad, y como familia, lo importante es hacernos consientes de los momentos por los que estamos pasando, los cambios y las expectativas que tenemos y saber que todo puede irse transformando y adaptando a nuestra propia realidad.

Hagamos a un lado las comparaciones, usemos la información que obtenemos del internet con criterio y utilicemos tecnología para cambios positivos en nuestra vida.

Ser una mamá millennial tiene sus ventajas también. Podemos enriquecernos más, conocer y aplicar nuevas formas de educación para nuestros hijos. Observar y analizar las cosas que nosotros disfrutamos de pequeños, así como las que nos hubiera gustado cambiar y ponerlo en práctica con nuestra familia.

Creo que en estos tiempos somos mas consientes de lo que les entregamos, compramos, enseñamos y hacemos con ellos. Aprendamos a sacar el provecho a lo que nos ofrece nuestro alrededor hoy, por hacer mayores cambios y ser mejores papás para nuestros hijos, que sin duda, son lo que más nos llena de satisfacción.

…you got this mom!

Mi amor por ti es para siempre

Mi amor por ti es para siempre

Mi amor por ti no se va. Te conviertes en hermana mayor, tal vez tienes miedos e inquietudes. ¿Como será ahora? ¿Compartiré a mamá? ¿Ya no seremos solo los tres?

Mi amor por ti es único. Cada hijo tiene algo diferente que enseñarle a su madre. Cada hijo es una muestra del amor mas puro y claro que existe.

Mi amor por ti es fuerza. Porque desde tenerte en mi panza, cargar contigo, mi fuerza física y mental ha crecido al mil por ciento. Porque cada día al levantarme nacen unas fuerzas de querer vivir al máximo y entregarte todo.

Mi amor por ti es sencillo. Amarte ha sido lo más fácil de mi vida, lo más natural y perfecto. Desde que te sentí, desde que te vi, desde que nos volvimos tu y yo madre e hija, todo ha sido sencillo.

Mi amor por ti es puro. Desde lo mas profundo de mi ser, esa pureza que hay en mi corazón es tuya. Todo lo que me haces sentir es puro y claro, no hay nada que le quite su color y transparencia.

Mi amor por ti crece. Todos los días te admiro mas, me sorprendes más y me llenas de satisfacciones enormes. Todos los días mi corazón crece al mil por ciento.

El amor por ti es único y es para siempre, y así será también para tu hermana… único en su propia perfección. El amor de una madre no se divide, se multiplica. Te amo a ti por convertirme en tu mamá, por enseñarme que puedo ser y crecer cada día mas. Te amo porque descubrí que soy una mujer diferente, y así tu hermana me enseñará otras cosas nuevas. Nuevas experiencias y retos, pero siempre creciendo juntas en amor.

Recuerda, siempre serás mi primer bebé… la que me enseñó el amor mas puro y perfecto, la que me enseño a ser mamá.

…you got this mom!

5 consejos para elegir a un buen doctor

5 consejos para elegir a un buen doctor

Escribir sobre este tema siempre se me ha hecho complicado, porque todas tenemos opiniones y requisitos diferentes al momento de buscar un doctor, ya sea tu ginecólogo, pediatra, odontopediatra , etc. Pero hace unas semanas les pregunté por instagram cuales eran las características que buscaban ustedes en un buen doctor, y gracias a eso hoy les escribo 5 que creo que la mayoría de nosotras buscamos.

1.  Confianza

Un doctor que inspira confianza hace que nos sintamos mucho más tranquilas con cualquier tema. Es super importante que te sientas a gusto y puedas sentirte con la libertad de preguntarle todo. Muchas veces algunos doctores están con mucha prisa… te atienden como si fueras una más en su día y hasta sientes que no te puso atención. Obviamente el/ella ven pacientes diarios, con mil y un problemas y tal vez mas fuertes que los que los tuyos, pero es importante que te de confianza y tranquilidad estar ahí.

Que te de confianza preguntarle un millón de veces si es necesario algo de lo que no entendiste, o alguna duda que tengas. Es importante siempre tener las cosas claras y sobre todo que te apoye en tus creencias y planes.

2. Preparación y recomendación

Para llegar a ser médico se necesitan muchos estudios, todos pasan muchos filtros y deben estar en estudio constante, sin embargo existen algunos mucho más preparados que otros. Un punto muy importante es fijarnos en su especialidad y si es alguien recomendado.

Ojo: Existen muchos doctores que se ponen de “moda” pero no por eso son los mejores. Pregunta con diferentes personas si l@ conocen, tienen buenas recomendaciones, etc.

3. Buen trato

No se si les ha pasado, pero que van con un doctor y tal vez es MUY inteligente, pero su trato no es de lo más amable. Obviamente aquí debes ser consiente de que es lo que buscas. Si estas pasando por una enfermedad grave y el/ella es el mejor, pues ¡ve! Muchas veces existen muchos doctores muy “fríos” pero son excelentes en diagnosticar una enfermedad que otros no veían. Solo debes de ser consiente que el/ella no va a ser el osito cariñosito que te va a apapachar… te dirá la realidad de las cosas, muy atinad@.

Ojo: no por ser una persona “fría” inmediatamente es un mal trato. La relación debe de ser siempre de respeto, objetividad, y lo mas importante ÉTICA.

Si vas a una consulta, y algo de lo que dice o hace no te agrada… no tienes porque estar ahí. Recordemos que estamos pagando nosotros por estar informados y tranquilos con esa persona.

4. Cercanía con sus pacientes

¿Te ha pasado que vas con un doctor y después hasta lo extrañas? Si es asi, ¡¡¡no l@ dejes!!!! jajaja. La buena relación de un doctor con su paciente no digo que debe de ser de amistad, pero es un punto súper a favor si el doctor esta al pendiente de su paciente y no solo se queda en la consulta.

¿A que me refiero con esto? Si tu le hablaste al pediatra porque tu hij@ lleva vomitando toda la noche, te recetó una medicina y están en tratamiento… un detalle de cercanía es si el doctor te pregunta como sigue, si ya mejoró, etc. Algunos no lo hacen por tiempo (y es super entendible) pero si lo llegan a hacer, es un detalle que muchas de nosotras lo apreciamos.

5. Disponibilidad

¡Híjole! ¿Cuantas de nosotras hemos estado esperando mas de 1 hora para entrar a una consulta? o que marcas al doctor para hacer cita y te la dan dentro de 1 mes o 2 jajaja what? Existen muchos doctores que tiene agenda llena TODO EL TIEMPO… y puede ser algo bueno para ellos pero para nosotros muchas veces no es práctico.

La disponibilidad de un doctor es clave, porque así también tiene tiempo de escuchar, atenderte con calma y recetarte lo que necesitas.


Si encuentras un doctor con estas 5 cualidades, ¡¡¡no l@ dejes jamás!!! jajaja, obviamente hay algunos puntos que son más fáciles de encontrar que otros, pero lo importante es que tu te sientas en confianza y que puedas estar tranquila.

Existen muchísimos doctores, todas tus amigas pueden ir con uno y lo aman… pero a ti nada mas no te hace click y estás en todo tu derecho de buscar a alguien mas. No todas buscamos lo mismo, tenemos diferentes personalidades, creencias, prioridades… así que con quien tu y tu familia se sientan cómodos, eso es lo más importante.

Si tienes algún otro consejo que te ha funcionado para elegir un doctor, no dudes en dejarlo en los comentarios para compartir.

… you got this mom!

 

Querida futura mamá

Querida futura mamá

Hoy quiero escribirte a ti, futura mamá, que acaba de cambiar tu vida con una simple noticia y estalló tu corazón con mil emociones.

Al principio sentirás que el tiempo pasa muy lento, y estarás ansiosa por ver la cara de tu bebé… contarás los días y semanas para poder tenerlo en tus brazos y te aseguro que mas rápido de lo que crees lo tendrás.

Quiero decirte que los cambios son reales. Tu cuerpo es sabio y es increíble como el cansancio se apodera de ti, más los primeros meses. Sentirás tanto sueño que ni siquiera entenderás porque pesan tanto tus ojos, y esperarás con ansias el momento de volver a tu cama.

Probablemente escucharas mil consejos, de tías, mamá, suegra, amigas, y hasta de algunos hombres que creerán conocer el dolor de parto. Probablemente alguien te recomendará libros, los leas, vayas a cursos, te informes, te asesores, preguntes, pero hoy te digo: nada de esto se compara con la realidad, con TU realidad.

Todas las historias que escuches, el típico “aprovecha y duerme”, las anécdotas de cada mujer cercana en tu vida de como nació su bebé serán diferentes a tus propias historias.

No te estreses tanto por lo que va a pasar y como va a pasar, está bien informarte de todo, pero al mismo tiempo esta bien no saber tanto. Tu cuerpo está diseñado perfectamente que sabe como tener vida dentro de el, y sabrá que hacer cuando llegue el momento.

Nueve meses le toma a tu cuerpo cambiar en todos los sentidos, no esperes tener un cambio de la noche a la mañana después de haber tenido a tu bebé. Todo lo que ves en las redes sociales pocas veces es real, y no hay mamá que no haya sufrido. Abrázate y dale las gracias a tu cuerpo por este gran milagro llamado vida.

Querida futura mamá, hoy solo quiero decirte que disfrutes el momento, pero también se vale quejarse, decir que estás incómoda y sin poder dormir. Todas lo hemos vivido y sabemos que es REAL y también nos quejamos más de una vez.

No te compares con otras historias, estás a punto de crear la tuya. Si tienes miedo, de no saber que va a pasar, no saber que hacer o como ser mamá, no te preocupes, lo seguirás teniendo. Pero nacerá algo mucho más grande en ti, nacerá saber que hacer en momentos de crisis, tu instinto, una mujer nueva, un corazón más grande, unas fuerzas inexplicables, unos oídos que escuchan a kilómetros de distancia, ganas de vivir mejor, de hacer mejor las cosas, un amor incondicional que jamás creíste que podía existir.

Nacerá en ti la mejor mamá para tu hijo.

… you got this mom!

No estoy lista

No estoy lista

Cuando empiezas a crecer y tener más responsabilidades en la vida, buscas más retos profesionales y personales que te hagan sentir exitosa, feliz, bien contigo misma, etc.

Al saber que llega un nuevo integrante a tu vida, hay emoción, anhelo, risas y llantos, pero de pronto comienzas a imaginarte todos esos cambios que llegarán a tu vida y piensas: no estoy lista.

Pero, ¿lista? ¿lista para que? ¿quién se siente completamente lista para ser mamá si nunca lo ha sido?

Ir hacia lo desconocido siempre nos da miedo. Es como cuando vamos a hacer algo por primera vez… el primer día de clases, primer día de trabajo, primer viaje sola, etc. Vamos caminando hacia un lugar que no sabemos como es y eso nos puede asustar y hacernos sentir que no estamos preparadas.

Cuando estaba embarazada de Mariana ese era uno de mis miedos… no saber que hacer, no saber ser una buena mamá. Porque tengo al ejemplo mas increíble que es mi mamá y veo que ella lo sabe todo y si no lo investiga, nos cuida, cocina y siempre nos escucha. ¿Como podría ser yo eso para Mariana?

Durante 9 meses, si cuidas de ti cuidas al bebé… pero cuando nace todo es diferente. Ahora tienes que cuidar de ti y de tu bebé también, y es ahí donde entraba mi mayor miedo. Lo más increíble de todo es que nada ni nadie te prepara para esto más que la experiencia y los días conforme van pasando. Todo se da con una naturalidad que no tenía ni idea que podía existir. Sin que el/ella hable aprendes a saber que es lo que quiere y que solamente tu le puedes dar paz y tranquilidad.

Con el tiempo, vas entendiendo como todo va teniendo sentido. El estar lista no es algo que necesitas, es algo que se va formando con los días y que tu bebé te va enseñando con el tiempo.

Todavía me queda un largo camino para seguir aprendiendo, porque no es fácil ser mamá y ahora más que nunca entiendo a la mía y la admiro cada vez mas.

Si tienes miedos o inseguridades de no saber si lo harás bien, si lo haces bien, si tomas la mejor decisión o elegiste bien, recuerda que lo que a ti te de tranquilidad y felicidad es lo mejor para tu bebé. Nunca vas a estar lista para lo que viene, pero si puedes estar dispuesta a aprender con tu hij@.

…you got this mom!

Los planes no siempre salen como queremos…

Los planes no siempre salen como queremos…

Siempre en la vida vamos planeando cosas y nunca resultan como queremos. Pero más, cuando vamos a ser mamás, queremos todo perfecto y en orden.

Y es que hoy en día te bombardean con mil preguntas. Lo digo por experiencia, porque me acuerdo que cuando estaba embarazada me quede con cara de “what?” cuando me hacían preguntas como: ¿Le vas a dar pecho o fórmula? ¿Vas a hacer colecho? (No tenía idea de que era esto hasta que lo googlié jajaja, significa que si tu bebé va a dormir contigo hasta el año más o menos.) ¿Vas a tener parto natural? ¿Tienes plan de parto? ¿Vas a querer el apego? — que por cierto, ¿qué onda con esta pregunta? jajaja obviamente quieres tener un momento de apego con tu bebé, eso se da, pero bueno de eso hablaremos más adelante.

Tantas preguntas a las que no tenía respuesta porque ni siquiera sabía que significaban o cómo iba a ser todo en el inicio.

Y lo que pasa, es que ahora te hacen planear todo. Desde cómo vas a querer el parto, los doctores, que si los cursos psicoprofilácticos, etc. Y caes en duda de si estás haciendo bien o no las cosas, de si deberías buscar más opciones o planear más las cosas, y la respuesta es: No, tranquila.

Estoy totalmente de acuerdo que planees la llegada de tu bebé, que ahorres y que decidas entrar a clases de yoga pre natal o lo que sea para ayudarte a su llegada. De hecho yo practiqué yoga desde el inicio de mi embarazo y me ayudó muchísimo, pero creo que no debemos de encasillarnos a un plan perfecto porque las cosas nunca salen como las planeas jajaja y lo digo porque a mí me pasó.

Puedes planear tener un parto natural, en agua si quieres, pero debes de tener la mente súper abierta a que si existen complicaciones en el proceso o si tu bebé viene mal acomodado debes optar por una cesárea y eso no te convierte en una mala madre. Al igual el dar pecho, actualmente existe mucho movimiento de las mamás pro lactancia, y qué cool, la verdad es lo mejor poder darle pecho a tu bebé, yo gracias a Dios todavía puedo darle a Mariana lactancia exclusiva, pero si no puedes o no pudiste, no pasa nada, no te sientas mal por eso, ¡¡¡ni por nada!!!

Creo que estamos en un momento donde juzgamos muchas de las opiniones que tienen diferentes mamás. Si estás embarazada o ya tuviste a tu bebé, opta siempre por lo que sientas que es mejor para ti, pero sobre todo para tu hij@. Trata de relajarte si las cosas no salen como las pensaste, no pasa nada.

Lo digo porque yo me tuve que relajar mucho. Mariana llegó 4 semanas antes de su fecha, nació de 36 semanas recién cumplidas. Planeamos un parto natural, y queríamos el momento del apego — que es cuando te ponen encima a tu bebé cuando nace y tu mismo calor regula su temperatura. Y ¿qué pasó? Mariana se adelantó, cuando llegamos al hospital ya tenía 8 cm de dilatación y Mariana a punto de salir que, ¡¡¡ni siquiera mis doctores llegaron!!! Jajaja sí, ya se imaginarán mi locura en ese momento, hasta que dije: “Estoy en un hospital, aquí saben qué hacer”.

Así que hay que relajarnos si nuestros planes no salen a la perfección. Yo siempre he sido muy perfeccionista y creo que, ahora que soy mamá, me he dado cuenta de que es mejor no tener tan planeadas las cosas y disfrutar más. No dejes que las opiniones de otras personas te hagan dudar si lo estas haciendo bien o no. Confía en tu instinto y todo saldrá mejor de como lo planeaste.

…you got this mom!

¡Bienvenida!

¡Bienvenida!

¡Hola!
Soy Lily y soy mamá primeriza… si jaja no es algo fácil, lo sé. Quise crear este espacio desde que estaba embarazada y nunca me atreví hasta hoy.

Un poco de introducción…
Vivo en Monterrey, soy diseñadora gráfica (amo mi carrera) tengo 26 años, soy la mayor de mis hermanos, la primera de mis amigas que se casa y tiene una bebé, por lo tanto nunca tuve esa amiga que te explica todo… esa amiga que ya pasó por lo que tu estas experimentando y puede tranquilizarte y decirte que todo va a estar bien.

Desde que estaba embarazada me entraban mil dudas desde que cosas son útiles para comprar para un bebé (porque claro… hoy en día te bombardean de mil cosas que nunca vas a necesitar), hasta si lo que sentía era normal, en cuanto a emociones, sentimientos, dolores, etc. Me apoyé mucho en mi mamá, y leía muchos blogs para mamás… pero nunca encontré uno que me hiciera sentir acompañada, y de ahí surgió la idea de crear un espacio para todas las nuevas mamás y las que ya tienen más experiencia (para que nos ayuden! Jajaja)

Un espacio donde puedas encontrar información como si platicaras con esa amiga que ya pasó por eso o mínimo te entienda y grite, llore y se ría junto contigo. Obviamente yo no soy la experta en nada… todos los días aprendo algo nuevo y me impresiono y enamoro de todo esto de ser mamá, pero creo que esta cool poder platicarte mi experiencia y principalmente lo que a mi me hubiera gustado que me dijeran.

Quiero que este espacio también se convierta en tuyo! Que puedas leer e identificarte o aportar y darme tips también que los necesito muchísimo!!!
Aquí vamos a desahogarnos y platicar como amigas, cero formalidades y nada de juzgar a nadie, todas somos diferentes pero nos une el ser mamás.

Gracias a mi esposo, a mariana, mi familia y amigas que me empujaron a empezar esto… los quiero!

…you got this mom!

“Surround yourself with only people who are going to lift you higher.”  — Oprah