5 regalos útiles para la maternidad

5 regalos útiles para la maternidad

Hace tiempo una amiga que todavía no tiene hijos me pregunto que cual era un buen regalo para una amiga que acababa de tener a su bebé. No quería dar el típico regalo de maternidad y quería dar algo que realmente le funcionara y más en esta cuarentena eterna.

A mi inmediatamente se me vino a la mente “PAÑALES!” Jajaja para mi es de los mejores regalos que me han hecho con mis dos hijas… pero me puse a pensar cuales podrían ser los 5 regalos MÁS ÚTILES para una mamá hoy en día. Así que si tendrás pronto a tu bebé o nacerá uno cercano a ti, te dejo aquí los que a mi parecer son los que una mamá agradecerá muchísimo.

1. Pañales

Porque nunca son suficientes… y siendo mamá primeriza NO TIENES IDEA que de verdad es algo que se acaba, y se acaba muy rápido.

Como consejo, regala unos pañales talla ETAPA 1-2, y de una marca que sea buena y les aguanten. Recomiendo Pampers, Huggies Supreme o KIRKLAND (del Costco). Y ya si quieres hacerlo mas completo agrega un paquete con toallitas húmedas. Te prometo que ese regalo nadie lo desprecia.

2. Comida casera

Close up portrait of female hands slicing vegetables

Si… ¡comida! ¿Sabes cuántas mamás comen mal los primeros días si no tienen ayuda? ¡¡¡TODAS!!! Porque cuando acabas de tener a tu bebé lo último que piensas es en cocinar y es lo máximo tener comida congelada y sólo en 3 minutos calentarla y ¡listo!

Ni siquiera debes de preocuparte por hacer algo elaborado, tan solo algo casero y nutritivo y la mamá te lo va a agradecer con el alma. Creo que es uno de los MEJORES regalos y nadie te lo va a rechazar.

3. Básicos

Uno de los regalos que mas nos gusta es la ropita de bebé, pero ¿Que tanto la va a usar? ¿Le sacará todo el provecho? Incluso hay alguna ropita que o no le quedará por la temporada o no es del gusto de la mamá. Asi que si quieres regalar ropa, no te vayas por el vestido con olanes… regala BÁSICOS.

Oansies blancos, calcetines, sets de pijamas de zipper, etc. Literal los oansies blancos los usas y usas y usas… porque los popean, manchan, babean y vomitan… así que nunca están de mas.

4. Fular

44591B64-E83D-4F60-8DE0-F311BB56983B

¡No podía dejar atrás al bendito fular! Y es que es una ¡¡¡maravilla!!! Más allá de que es un beneficio para el bebé porque lo porteas y está pegadito a la mamá, es mucho más benéfico para ella.

El fular te permite moverte y estar con tus dos manos libres mientras el bebé descansa a tu lado. ¡Tienes lo mejor de dos mundos! Libertad de hacer más cosas y tener a tu bebé cerca.

5. Self-care para mamá

content-pixie-TxBQ7yLj6JU-unsplash
Cuando nace un bebé… ¿quién se acuerda de la mamá? Cri cri…

Pero llega esa amiga, esa persona que pensó en lo que la mamá necesita, y ella quiere sentirse apapachada, animada, importante.

Puedes regalarle desde unas cremas post parto, una crema para la cara, una mascarilla, un exfoliante, una vela aromática, lo que sea que creas que va a regalarle esos 5 minutos de atención a ella. Ufff definitivamente este regalo es uno de los mejores! Y serás la favorita por haber recordado a mamá. 

Cualquier regalo siempre es bienvenido, y se agradece. Busca las opciones que más te gusten a ti y que creas que a esa mamá le va a servir.

…you got this mom!

concariño

Era más fácil…

Era más fácil…

Era más fácil cuando era soltera y ganaba mi propio dinero. Todo era para mi, trabajaba en algo que amaba, me sentía útil y productiva y sólo tenía que preocuparme por mi.

Era más fácil cuando recién nos casamos. Sólo éramos el y yo, nuestras preocupaciones eran aprender a vivir juntos. Planeábamos viajes sin pensar en nadie mas que nosotros dos. Salíamos a la hora que quisiéramos, nos levantábamos sin horario, hacíamos todo juntos.

Era más fácil cuando era mi primer embarazo. Podía dedicarle el tiempo a este bebé en mi panza. Tenía tiempo de ir al yoga, meditar con mi bebé, cantarle canciones, descansar y prepararme para su llegada.

Era más fácil cuando solo éramos tres. Ya teníamos la rutina perfecta. Mi hija se dormía y teníamos tiempo de pareja. Ya habíamos pasado la etapa de desvelos y cansancio por las madrugadas y lo teníamos más dominado.

Realmente, ¿era más fácil? Yo creo que no. Definitivamente en ese momento no era fácil porque no lo habíamos experimentado, no habíamos crecido en esa etapa, no dominábamos lo que ahora si.

Veámoslo como un videojuego. Entre más avanzas, lo que dejas atrás lo ves como algo fácil, pero no olvidemos que nos costó trabajo para avanzar, para llegar al siguiente nivel. Nos caímos, lloramos, nos desesperamos, no encontrábamos como avanzar, y en ese momento todo parecía difícil y a veces sin salida, pero lo hicimos. Y ahora, dando un paso mas todo se ve “más fácil”.

Quiero pensar que así será después. Voltearé hacia atrás y tal vez todo lo vea mas sencillo y voy a querer volver a estos momentos.

Cada etapa tiene lo suyo, y con todo esto vamos creciendo, llenándonos de más experiencias y aprendizajes que nos hacen voltear hacia atrás y decir: “no era más fácil, pero ese momento me dio herramientas para crecer, y lo disfruté.”

…you got this mom!

Visualizando la rutina

Visualizando la rutina

Estos días de incertidumbre y estar en nuestras casas puede llegar a ser difícil, y mucho más con hijos que no entienden bien la situación (jajaja creo que ni nosotros) y quieren volver a sus actividades regulares. Es por esto que hice junto con M una lista de su rutina estos días y la pegamos en un lugar de la casa donde la pudiera ver.

Existen muchas formas de hacer una tabla para visualizar la rutina. Puedes hacerlo con fotos, dibujos hechos por ti, etc. Yo hice una que me pareció simple, ordenada y sobre todo fácil de imprimir y pegar.

Quiero compartirles el template que incluye 11 tarjetas + niño y niña, para que lo hagas junto con tus hijos y les ayude a visualizar su día.

Yo lo imprimí en hojas blancas y pintamos cada tarjeta. Cortamos y pegamos sobre unas hojas celestes que tenía en mi casa. La idea es que lo hagas con el material que tienes en casa, sin complicarte. A un lado pegamos la niña (literal con cinta mágica) y M la va moviendo conforme cambiamos de actividad.

Si llegas a hacerlo, no olvides en mencionarme en Instagram para ver como quedó.

Ánimo, estos tiempos pasarán y extrañaremos estos días con nuestros hijos.

Horario-YGTM

…you got this mom!

¿Que llevar a la maternidad?

¿Que llevar a la maternidad?

Estamos a días de conocer a Fernanda, y con Mariana no tuve ni tiempo de hacer una maleta REAL y empacar lo necesario (me faltaron muchísimas cosas), asi que esta vez la hice con mas tiempo, revisando varias listas de otros blogs y gracias a varios tips que me dieron creo que ya está completamente lista.

Aquí les dejo la lista que yo hice y creo que son cosas necesarias e indispensables para esos días en el hospital. En lo personal, se me hizo mas práctico meter todo en una sola maleta (mis cosas, las de Fernanda y mi esposo) pero ya depende de ti como decidas hacerlo.

Para mamá

  • 2 pijamas cómodas y de botones (para poder dar lactancia sin problemas)
  • Ropa interior (siempre empaco de mas, no vaya a ser… 5 y los MAS cómodos que tengas)
  • 2 brassieres de lactancia para el día y 1 para la noche (son mas aguaditos)
  • 2-3 pares de calcetines
  • 1 cambio de ropa para la salida de la maternidad. (Busca algo cómodo, aguado y que sepas que te quedará… por ejemplo yo empaqué unos leggins y blusa de botones)
  • Toallas femeninas nocturnas (las mas grandes que encuentres jajajaja) o también puedes comprar pañales de adulto y no sentirte tan incómoda.
  • Bolsa de aseo personal (shampoo, cremas, cepillo de dientes, ligas, jabón de cara, cepillo de cabello, etc.)
  • Maquillaje (algo básico pero siempre necesaria para no verte tan demacrada 😅)
  • Pads absorbentes para lactancia
  • Lanolina para pezones
  • Faja o venda para post parto
  • Cremas post parto
  • 1 paquete de toallitas húmedas (en estos momentos querrás mas suavidad al limpiarte)

Para tu bebé

Tu bebé no necesitará ropa durante la maternidad porque usan la del hospital, así que lo que te enlisto aquí de ropita es para la salida a tu casa. Yo llevo de mas porque con Mariana me pasó que llevaba solo 1 mameluco y lo manchó todo de popó antes de salir y fue un caos… asi que mas vale prevenir jajaja.

  • 3 oansies interiores
  • 3 mamelucos
  • 2-3 pares de calcetines
  • 2-3 pares de guantes (estos si los pueden usar en el hospital)
  • 2-3 gorritos (estos también)
  • 2-3 repetidores
  • 1-2 cobija tipo muselina
  • Si estas en época de frío, una cobijita calientita no está de más
  • Aretitos de oro de punta picuda para perforación (si tienes niña)
  • 2-4 pañales por si acaso
  • Algodón

Para acompañante

  • Pijama
  • 1 cambio de ropa
  • 2-3 ropa interior
  • Bolsita de aseo personal (jabón, cepillo de dientes, etc.)
  • Calcetines

Extras

  • Aceites esenciales (lavanda para relajarte, menta y limón para olerlos directo en momento del parto)
  • Disfusor
  • Pelota de pilates
  • Playlist con música que te relaje y te guste
  • Snacks (te dará mucha hambre y necesitas energía. Llévate barritas, nueces, arándanos, y cositas que te gusten que te animen en ese momento)
  • Termo con agua, limonada, jamaica (para mantenerte hidratada)
  • Almohada de lactancia (Con M no llevaba y me la regalaron en la maternidad y me ayudó muchísimo a sentirme cómoda para darle pecho)
  • Capita de lactancia (esta no es necesaria, solo si no te sientes cómoda o hay mucha gente, nunca falla)
  • Tener instalado el carseat en el auto
  • Documentos necesarios e identificaciones oficiales
  • Cargadores de celular (para ti y tu acompañante)

…you got this mom!

Mamá pre y post parto

Mamá pre y post parto

Hoy tenía muchas ganas de escribir sobre este tema que he traído dándole vueltas las últimas semanas.

Cuando estamos embarazadas es increíble la atención hacia la mamá. Todos a tu alrededor están pensando en ti… te preguntan si ya comiste, te ofrecen un lugar para sentarte, todos se interesan por tu salud, por tu descanso, etc. y realmente quieren que estés bien.

Pero, ¿que pasa cuando nace nuestro bebé? De pronto, muchas de las atenciones que giraban en torno a ti, ahora cambian y se enfocan en tu bebé… que es totalmente normal, pero hoy quiero hablar de los sentimientos por los que podemos pasar en esta situación.

Obviamente después del parto hay un millón de emociones que ni siquiera nosotras podemos controlar. Desde un amor inexplicable por tu bebé, hasta llorar en la regadera porque ya no lo tienes dentro de ti, o te sientes extraña con tu cuerpo. Si, son muchas cosas, sin embargo, podemos con todas ellas pero necesitamos en estos momentos también atención y apapachos de la gente cercana a nosotros.

Sé que a veces es difícil hablar de nuestros sentimientos con los demás, pero si estás a punto de ser mamá, te sugiero que platiques con tu pareja, mamá, amigas o con quien te sientas en confianza para pedirles que no te suelten. Que no suelten la atención hacia ti, y que por mas que es una felicidad enorme tener a un bebé en sus vidas, también te pregunten como estas tu, si ya comiste, o si necesitas un momento para sentarte.

Es difícil reconocer que necesitamos atención y que nos sentimos vulnerables en algunos momentos, pero tenemos que ser consientes de que los que están a nuestro alrededor a veces no se dan cuenta de que pasamos a un segundo plano.

Y si tu no estás embarazada, pero tienes a alguien cercano que lo está… no la sueltes. No dejes de preguntarle por su salud, su bienestar, si necesita comer, si necesita ayuda con algo de su casa, hijos, etc.

El día del nacimiento de tu bebé, no sólo llega una persona nueva al mundo, nacen dos. Nace una nueva versión de ti (aunque no sea el primero), una nueva mamá que al igual que el bebé, necesita mucho amor y cariño en esta etapa post-parto.

…you got this mom!

 

New born essentials — Los productos que no pueden faltar

New born essentials — Los productos que no pueden faltar

BLOG

Tenía mucho tiempo queriendo escribir este post, pero por muchas razones lo aplazaba… y es que creía que iba a ser muy fácil escribirlo pero dos años después de tener a mi primera hija y siento que ya se me olvidaron muchas cosas de las que utiliza y necesita un recién nacido. Así que me puse a escribir una lista inmensa, buscando en Pinterest otra vez, y hasta buscando listas viejas que tenía con Mariana, para recordar todo lo que compramos, lo que nos sirvió y lo que no volvería a comprar JAMÁS.

Todas tenemos nuestros productos favoritos, los que nos funcionaron mejor, etc. Yo aquí te quiero dejar una lista de los productos que no pueden faltar con la llegada de tu bebé, y dejaré una breve descripción a mis favoritos y el link donde los puedes comprar.

Lo más importante y que quiero recalcar, es que no necesitas gastar los millones para tener productos que sirvan y sean de buena calidad… espero te funcione ay si es así no dudes en compartirlo.

Must have

  • Moisés — Recomiendo mucho buscar uno que se una a tu cama y puedas tener a tu bebé durmiendo cerca pero cada quien en su propio espacio. Yo tengo este Chicco Next to me (TIP: Lo compramos usado en MARKET PLACE de Facebook y nos salió mucho más económico. Busca cosas usadas que estén en buena calidad y reutiliza.)
  • Carriola — Busca una que se ajuste a tus necesidades. Yo tengo esta Chicco Trio Travel System. No es la más ligera (creo que venden ahora un modelo mas light weight) pero lo útil es que puedes subir y bajar del carro a la carriola tu bebé sin necesidad de sacarlo del porta bebé.
  • Bote de basura para pañales — La compra que creí menos necesaria y se volvió nuestra salvación diaria. Yo tengo este Playtex Diaper Genie
  • Extractor de leche — Actualmente existen muchas marcas muy buenas de extractores. Encabezando los TOP 10 están el Spectra y Medela, sin embargo son muy costosos. Con Mariana yo compré este de Evenflo  y es bueno, solo que la succión no es la mejor con 2 pumps y solo utilizaba uno. Ahora compré este Bella Baby Double Electric Breast Pump y está catalogado dentro de los mejores 10, y a un precio mucho más bajo. Ya les contaré que tal funciona, pero tiene excelentes reviews.
  • Monitor — Existen muchas marcas, ahora si depende de tus necesidades. Yo tengo este Moonybaby y la principal razón por la que lo compramos fue porque que venía con doble cámara y el precio se nos hizo razonable. Además que tiene la pantalla doble y puedes ver las dos cámaras la mismo tiempo. *Este no tiene Wifi
  • Mecedora — Una de las compras que MAS he utilizado es mi mecedora. Es uno de los lugares donde pasarás mas tiempo, te juro que vale la pena el gasto 100%. Debes de elegir una que sea cómoda para ti, yo tengo esta de Petit Corner.
  • Pañalera — Existen muchas marcas, ahora si que la que mejor se ajuste a tu estilo. Busca algo que puedan llevar tu o tu pareja y sea cómodo como una backpack.
  • Cuna y cambiador — Aquí depende mucho de como decidas llevar tu maternidad, pero yo SI utilicé la cuna desde los 3 meses que pasé a Mariana a su cuarto. Muchos otros la compran y deciden hacer colecho por más tiempo y no la utilizan para nada, depende mucho de lo que quieran hacer tu y tu pareja como familia.
  • Biberones — Decidas lactancia o no, siempre es bueno tener los biberones para emergencias, salidas, etc. Para mi los que me funcionaron fueron los Tomee Tipee. Nosotros compramos este kit done viene aparte calentador de biberón, cepillo, y esterilizador, con algunas otras cosas.
  • Baby swing/bouncer — Este producto no lo considero indispensable, pero si es de mucha ayuda cuando quieres cambiar de aires con tu bebé y poderlo colocar en otro ambiente. Existen muchas marcas como el 4Moms Mama Roo que para mi opinión es innecesario el gasto pudiendo tener algo mas económico. Yo compré este Ingenuity baby swing y lo considero perfecto para lo que se necesita.
  • Fular — Con Mariana nunca lo utilicé porque no estaba bien informada de los beneficios. Ahora si creo que lo necesitaré mas porque tengo que tener mis manos libres para estar con 2 niñas, haciendo cosas de la casa, etc. y necesito mis manos libres, mientras tengo tiempo de calidad con mi bebé. Marcas hay muchísimas, yo te recomiendo estas: Burrow Baby
  • Bañera — Entre más sencilla mejor. No compres lo mas tecnológico ni con tantos aparatos. La mía es de Walmart México y tenemos una base de tijera de Liverpool.
  • Almohada de lactancia — Yo no consideré esto en mis compras la primera vez, y de buenas me la regalaron en la maternidad. La utilicé muchísimo y es MUY útil para dar pecho, recostar al bebé mientras juegas con el, hacer tummy time, etc. Aquí te dejo esta marca Minky Nursing Pillow, pero venden muchas.

Essentials

Aquí te enlistaré más productos que no debes olvidar.

  • Sábanas para cuna (2-4)
  • Sábanas para cambiador (2)
  • Mantas de franela o algodón (2-4)
  • Manta cubre lactancia
  • Oansies blancos básicos manga larga/corta (5-10)
  • Mamelucos (6-8)
  • Calcetines
  • Gorritos (2-4)
  • Guantes (2-4)
  • Pantalones (4)
  • Repetidores (3-4)
  • Chupones (2)
  • Swaddlers
  • Secador de biberones
  • Bolsitas para guardar leche materna – Recomiendo Lanisoh
  • Cambiador portátil – Recomiendo Skiphop
  • Crema para rozaudras
  • Pañales
  • Básicos de limpieza (Shampoo, crema corporal, jabón)
  • Toalla para baño
  • Algodón (al principio utilizas algodón húmedo para limpiar al bebé)
  • Toallitas húmedas
  • Kit de termómetro, corta uñas, cepillo, perilla, peine, etc.
  • Espejo para el auto – ejemplo

…you got this mom!

Ser mamá millenial

Ser mamá millenial
Colaboración para: SUBROSA MAGAZINE

Lucir perfecta, tener una casa limpia y ordenada, preparar comida y siempre tenerla caliente para cuando llegue el esposo, es una idea que para muchas mamás hoy en día se vuelve irreal y muy lejana a lo que actualmente vivimos.

De acuerdo con el “Pew Research Center”, las personas nacidas de 1981 a 1996 pueden considerarse millennials, que actualmente rondan entre las edades de los 23 a los 38 años.

El cambio generacional existe desde siempre, las formas de hacer las cosas, la evolución y aprendizaje, pero como millennials nos tocó vivir el cambio drástico de lo tradicional a lo puramente tecnológico. Nos caracterizamos por estar en constante cambio, no conformarnos y siempre querer mas. Aprender sobre un tema está al alcance de un click y podemos llegar a muchos países y el mundo entero desde nuestra propia casa. ¿Qué diferente en comparación a nuestros papás, no?

Como te darás cuenta, el convertirte en mamá en esta generación es un arma de dos filos: puede ser un gran beneficio o la tortura para muchas.

Y es que hoy en día no tenemos que ser científicas para encontrar información que necesitamos, todo lo encontramos en las redes sociales, google, y blogs que te dan consejos y opciones diferentes de hacer las cosas. Pero, ¿qué pasa cuando sobrepasamos esta herramienta? Fácil, nos abrumamos y creemos que todo lo que estamos haciendo está mal y podríamos hacerlo mejor. Comenzamos a compararnos con los demás, tratando de igualar vidas, estatus, compras, etc. Que nos pueden llegar a hacer sentirnos infelices y con anhelos de querer tener algo “perfecto”, que realmente no existe.

Como mamás, pasamos por un millón de cambios hormonales.

Comenzando el embarazo nos llenamos de ilusión, vemos un millón de veces Pinterest y nos inspiramos en todo. Buscamos y queremos los mejores productos con los mejores “reviews”, porque claro, a los nuevos papás la mercadotecnia los acosa y quieren hacerte sentir que necesitas todos esos productos para sobrevivir y lograr una paternidad exitosa.

Después nace tu bebé, y como un balde de agua fría llega la realidad que muy pocos te cuentan: no todo es color de rosa, ni fotos bonitas.

Las desveladas cada día se vuelven peor, el cansancio te consume, si estás con tu pareja existen pleitos y discusiones de las que jamás te habías imaginado tener. Toda “realidad” que creíste ver en una foto de Instagram se disuelve y se vuelve totalmente lejano a lo que estas viviendo. ¿Qué es lo que pasa? Te puedes llegar a preguntar, y es que así como tenemos la tecnología al alcance de un dedo, todos podemos tener nuestras fotos perfectas, las palabras correctas, los videos de los mejores momentos, pero muy pocos te van a mostrar las desveladas, el llanto, los vómitos y cambios de pañales nocturnos que hacen de tus noches eternas.

Tenemos mucha información a nuestro alcance que puede ser contraproducente para nosotras. Tantas enfermedades que podemos googlear, tantas vidas que podemos ver, tantas historias que podemos leer, pero ninguna es como la tuya.

Como mencionaba anteriormente, estamos en constante cambio y el ser mamá es uno de los principales que pueden sacudir nuestro mundo, que transforman realidades, pensamientos y sobre todo: nuestros planes.

Algo que nos encanta como “millennials” es tener todo bajo control. Crear planes que nos motiven a crecer y crear nuevos proyectos. No digo que hacerlos esté mal, sin embargo, en la maternidad todo esto se vuelve frustrante cuando no se llevan a cabo como tu los imaginaste. Cuando tus aspiraciones cambian y tus prioridades también podemos llegar a sentirnos que hemos fracasado en algún ámbito de nuestra vida.

Como por ejemplo, puede ser que tu personalidad es mas a fin de quedarse en casa, cuidar a los hijos y acompañarlos 24/7 en sus actividades, que honestamente, es el trabajo más agotador y nadie te paga por hacerlo, pero es entregado con el mayor esfuerzo y amor que jamás creíste sentir. Haces a un lado muchas cosas, pero si ser madre te llena el corazón completamente, tu lugar está ahí.

Por otro lado, puede que tus deseos de seguir siendo una mujer emprendedora y de negocios continúe. Amas a tus hijos, pero también quieres ser ejemplo de trabajo, prosperidad y obviamente el beneficio económico nunca está de mas. Tu felicidad también depende de sentirte útil, de encontrar tu propias metas profesionales y llegar a donde tus sueños te lo permitan, tu lugar también esta ahí.

Así mismo, existen otro tipo de realidades, donde como mamá debes de trabajar por que lo necesita tu familia. No es tu mayor sueño, pero necesitas pagar cuentas, casa, y una vida para tus hijos. Sin embargo, el ser proveedora para tu familia y poderles dar lo que necesitan hace que te sientas feliz y completa, porque entregas tu sacrificio diariamente por verlos crecer, tu lugar también esta ahí.

Y asi, existen un millón de realidades que pasan por cada una de nosotras como mamás. Cada una completamente diferente, con altas y bajas. Ninguna digna de ser comparada con otra.

derek-thomson-FK247ivR83A-unsplashSer mamá en estos tiempos se ha vuelto totalmente diferente. Alguna vez escuché decir a una psicóloga, que nuestros papás no podrían ser padres de nuestros hijos, porque los tiempos cambian, las enseñanzas y metodologías también… así como nosotros no podríamos ser padres de nuestros nietos.

Todos tenemos nuestra esencia como generación, como comunidad, y como familia, lo importante es hacernos consientes de los momentos por los que estamos pasando, los cambios y las expectativas que tenemos y saber que todo puede irse transformando y adaptando a nuestra propia realidad.

Hagamos a un lado las comparaciones, usemos la información que obtenemos del internet con criterio y utilicemos tecnología para cambios positivos en nuestra vida.

Ser una mamá millennial tiene sus ventajas también. Podemos enriquecernos más, conocer y aplicar nuevas formas de educación para nuestros hijos. Observar y analizar las cosas que nosotros disfrutamos de pequeños, así como las que nos hubiera gustado cambiar y ponerlo en práctica con nuestra familia.

Creo que en estos tiempos somos mas consientes de lo que les entregamos, compramos, enseñamos y hacemos con ellos. Aprendamos a sacar el provecho a lo que nos ofrece nuestro alrededor hoy, por hacer mayores cambios y ser mejores papás para nuestros hijos, que sin duda, son lo que más nos llena de satisfacción.

…you got this mom!

¿Cuántos regalos son suficientes?

¿Cuántos regalos son suficientes?

Se acerca mi época (y la de muchas) favorita del año, y es que creo que cada vez la disfruto más y más. Siendo papás, esta fiesta puede dar muchos giros y con ello llega la emoción de volver a recibir a Santa Claus, los Reyes Magos, la ilusión y alegría de la Navidad.

Recordemos que esta época, (en especial para los cristianos) es cuando celebramos el nacimiento de Jesús, la esperanza, y la unión como familia. Muchas veces perdemos y olvidamos el motivo principal de la Navidad y nos dejamos llevar por la mercadotecnia. Nos saturamos de cosas, productos, regalos y queremos ser los primeros en tener todo decorado y listo desde antes que llegue diciembre.

Todo el tiempo estamos buscando el regalo perfecto… que si para tu mamá, tu esposo, tu hermana, los hijos, tus amigos, el detallito para los vecinos, etc. y compramos por comprar sin cuestionarnos si realmente es algo que necesitan, si los ayudará a crecer o solamente es un regalo superficial que en unos días acabará olvidado en una esquina.

Me puse a reflexionar un poco, y es que esta es la tercera Navidad de Mariana, pero la primera que realmente entiende un poco más acerca de los regalos y Santa Claus. Queríamos como papás que fuera un momento mágico, pero también realista y no llenarla de muchísimos regalos y sin que ella entendiera el punto de esto.

Así que platicando con una amiga (que muchos de ustedes ya conocen, y si no síganla ya!) @nextdoormom_ nos dimos a la tarea de hacer una carta especial a Santa, en donde nuestros hijos puedan involucrarse un poco más, hacer conciencia de lo que están pidiendo y el porque de todo esto.

Existen muchas cartitas y templates predeterminados, pero no quisimos dejar de compartirles esta idea que nosotras aplicaremos con nuestros hijos, y poder acompañarlos como familia en una nueva tradición, en donde no solo pidan por pedir, si no que hagamos conciencia de las cosas que necesitamos, nos hacen crecer y queremos, y así mismo ofreciendo aquellas buenas acciones que hemos hecho por los demás durante el año. Lo mejor de todo es dejarlos reflexionar a ellos y entregar su bondad a los demás.

Les dejamos aquí el PDF descargable de la cartita a Santa, para que ustedes la puedan imprimir (si es a color mucho mejor) y puedan llenarla con sus hijos.

carta_navidad

Get ready for christmas!
…you got this mom!

 

Bebé estrella

Bebé estrella

Soy Melissa González, esposa de César Tamez y mamá de un bebé estrella y de César. Tengo 28 años y soy de Monterrey.

En este mes de Octubre se honra y recuerda a todos aquellos bebés y embarazos perdidos. Esta es, sin duda una de las experiencias más difíciles y dolorosas que una familia puede vivir y es por eso que quise compartir mi experiencia, para que otras parejas que estén pasando por esto no se sientan solas y que tengan la confianza de que hay luz después de la tormenta.

Mi esposo y yo nos casamos en el 2016, después de 8 años de novios, él de 24 años y yo de 25, la mejor decisión de mi vida. 

Nuestro deseo desde novios era ser papás pero al mismo tiempo queríamos esperarnos un poco de tiempo para ese momento. Disfrutamos al máximo dos años y se llegó el día en el que dijimos “Estamos listos”.

Todo fluyó excelente, ¡Me embaracé en el primer mes! No lo podíamos creer y la felicidad y expectativas eran tan grandes. 

Desde que te enteras empiezan los planes, las ilusiones, revisar fechas, planear qué se va a comprar, compartir la noticia con tus familiares y amigos etc. Y nunca NUNCA esperas que tú serás una de las tantas historias que escuchas de la amiga, de la hermana, de la prima… OBVIO a mí no me va a tocar, más bien, nisiquiera lo piensas, no es opción.

A mis 12 semanas, en la madrugada antes de mi cita del mes, comencé con sangrado. Al siguiente día por la mañana fuimos con el doctor y OH sorpresa, no estábamos listos para escuchar esa noticia. Nunca olvido las palabras del doctor: “El saco se colapsó”

Yo solo pregunté ¿Y eso qué es? Con esperanza que me dijera que ocuparía tal vez alguna medicina, reposo o cualquier otra cosa menos lo que terminamos escuchando: “Su bebé ya no creció desde la ultima vez que vinieron, lo siento”. Las palabras más fuertes y dolorosas que he escuchado. En un segundo se rompe toda expectativa, ilusión y deseo que pudiste haber tenido, en pocas palabras: Se te viene el mundo encima. A todo esto se le agrega ver el dolor de tu esposo y compartir con él lo que sólo TÚ y ÉL pueden llegar a sentir en esos momentos. Y sí, me di cuenta que él también lloraba y él también sufría y eso me hacía la pena aún mayor, quererlo animar pero no poder por compartir el mismo dolor. Esto nos ayudó a crecer como pareja, a amarnos y comprendernos más y a conocernos en un ámbito de la vida en el que nunca nos había tocado estar. Al final del día ya compartíamos lo más grande y hermoso de la vida, nuestro sueño de ser papás que aunque había durado solamente 12 semanas, para nosotros fueron las más maravillosas. 

César: Gracias por tus palabras, tus abrazos y tu amor en esos momentos. Fuiste TODO para mí para salir adelante. 

Por otro lado, la mente es tu peor enemigo. Las dudas, preguntas y miedos son lo que más difícil hacen esta etapa de duelo. ¿Por qué a mí? ¿Habré hecho algo mal? ¿No me cuide lo suficiente para mi bebé? Tal vez no debí de haber ido a caminar, comido esto, cargado aquello.. Y como mamá primeriza ¿Nunca me voy a poder embarazar? ¿Me tardaré años en lograrlo? ¿Me va a volver a pasar?

Lo más importante que aprendí de esta experiencia fue a entender y ser empática con mujeres que han pasado por esto. Y no importa si tenían 5, 20, 30 semanas de embarazo, es su bebé y sólo la que pasa por eso puede entender realmente el sentimiento. Evitemos los comentarios como “Ahh no pasa nada, tenías poquito” “No llores, ya verás que te embarazas rápido otra vez”, etc. 

Tan solo 3 meses después, me volví a embarazar y todo fluyó excelente. Hoy, un año y medio después, soy mamá de César, es sin duda lo mejor que me ha pasado en la vida. Algo que ni en mi más grande sueño me llegué a imaginar. Y aunque nunca se olvida y aún duele, me queda claro que llega la calma, la luz y las respuestas a tantas preguntas. 

Una gran amiga me dijo en su momento y nunca lo olvidaré: “Esta experiencia es una razón más para aspirar llegar al cielo.. para conocer su carita algún día” Y sí, tengo mi fe fuertemente puesta en estas palabras. Algún día conoceré y abrazaré a mi chiquit@.

A tí mamá que pasaste por esto, comparto tu dolor, entiendo tus pensamientos y miedos. No estás sola. No pierdas la esperanza. Sigue adelante y pronto, muy pronto recibirás la sorpresa más grande y hermosa de tu vida.

Con todo mi corazón a mi primer bebé:

Te pedí con mi fuerza al universo,

Te escribí en un par de versos que mandé volando al cielo.

Te pedí, te soñé y te amé sin conocerte.

Mis abrazos te llamaban a un ladito de la cama.

Te soñé, presentí cada día tu mirada, tu llegada.

¡Te amo!

ygtm

Love like a mom

Love like a mom

Cuando te conviertes en mamá, no hay amor más poderoso que el que tienes por tu familia.

Estoy muy emocionada con esta colaboración que hice junto con Let them be kids! Uniendo un poco nuestras ideas y haciendo esta t-shirt especial para todas las mamás.

“Love like a mom” nació de la idea de plasmar en pocas palabras lo que significa y ha significado en lo personal la maternidad. Creo que después de convertirme en mamá entiendo mucho más todos esos momentos con mi mamá, los sacrificios, el amor, los errores y la entrega total.

Estoy segura que si todos amaramos como mamás, el mundo sería otro. “Love like a mom” es para hacer consciente eso… si el mundo necesita un cambio, está en nosotros hacerlo. Amar como mamás, sin medida, respetar el mundo a nuestro al rededor y ser ejemplo vivo de ello.

Me emociona que este mensaje lo porten, lo usen y transmitan… mas allá de una t-shirt, unirnos como tribu de You got this mom!

Recuerden que el LUNES 21 DE OCTUBRE inicia la pre-venta de las t-shirts aquí: www.shopltbk.com

_____

¡Gracias!

A mi esposo, por apoyarme siempre en este camino de escribir y transmitir lo que siento y pienso. Por siempre recordarme mi objetivo principal en esto que es compartir para los demás.

A Mariana y Fernanda por inspirarme y convertirme en mamá. Porque todo lo que escribo es para ustedes.

A mi familia y amigos que siempre apoyan lo que hago.

A todas las que me siguen desde siempre y las nuevas también… por hacer de este espacio el suyo.

A Sandra de LTBK por proponerme esta gran idea y trabajar juntas. Por fomentar mas el unirnos y apoyarnos entre mujeres en lugar de separarnos.

Gracias gracias gracias!!!

…you got this mom!