Mis 3 metas diarias

Soy Andy mami de dos niñas Mandy (4) y Balbina (2) vivo en Ohio por el trabajo de mi esposo. Vivir lejos de familia y amigos me ha enseñado a vivir la maternidad de manera diferente a mi expectativa de lo que realmente es.

Desde que tengo memoria mi meta en la vida era ser mamá. De chiquita era esas niñas que podían jugar a la casita y a ser mamá todo el día, creo que todavía estaba en tercero o cuarto de primaria cuando seguía jugando con mis muñecas. Era de esas niñas que le gustaban cocinar y las manualidades, no podía negar que en verdad quería ser mamá. Me preguntaban cuántos hijos quería tener y mi respuesta siempre era entre 4 y 6 hijos (al día que nació mi primera hija decidí que iba a ser hija única) dos años después le regalamos una hermanita y actualmente estamos considerando un tercero pero la estamos pensando muuuuuuucho (más que nada porque en los embarazos me da nausea y vomito excesivo que acabo deshidrata y una vez en el hospital) pero ya veremos que nos tiene preparado Dios.

Me convertí en mama por primera vez estando lejos de mi familia y amistades. Lo cual tiene sus “pros” y sus contras. “Pros” porque simplemente están tu bebé, tu esposo y tú para conocerse, para aprender esta nueva etapa pero a la vez no tienes ayuda en cosas tan simples como hacerte un sándwich porque mueres de hambre, pero tu bebé quiere estar comiendo todo el día, y tu esposo está en el hospital en un turno de 24hrs. Pero en resumen sobreviví esta etapa, la sobreviví con una lactancia materna fracasada pero una mamá tranquila que su bebé estaba comiendo lo que necesitaba, con una casa muy poco ordenada pero jugando en el piso con mi hija o al revés una cocina rechinado de limpia pero una hija viendo Mickey por 1 hora completa en el iPad.

Aprendí que mi esposo lava de diferente manera los platos pero que sin duda disfruté el no lavarlos yo. A veces me siento mal que mi esposo haga labores de la casa porque tengo en mi memoria el que mi mamá no dejaba que mi papá tocara ni un plato o que se levantara de la mesa a servirse de comer, mucho menos limpiar la cocina o trapear… pero ¿saben qué? en la familia de mi esposo es diferente. Recuerdo a ver visto a mi suegro recogiendo todo después de una comida y me quede sorprendida dije:  “WOW, está en nosotros romper ese estigma”. Aprendí a dejar ir y enfocarme en lo que en verdad importaba (me costó muchísimo, demasiado y tengo que admitir que todavía me cuesta trabajo pero mucho menos).

Con la llegada de mi segunda hija la verdad es que el tema de bebé no fue problema. Gracias a Dios con ella tuve una lactancia exitosa (que fue lo que más me había dolido con mi primer hija), y en si fue una bebé fácil, no durmió toda la noche hasta como el año pero en mi mente decía no pasada nada todo es una etapa y sobreviviré tan como la hice la vez pasada. Pero lo que si me estresaba todos los días eran las labores de la casa, el que tuviera una casa limpia y ordenada, pero al mismo tiempo atender a mi hija de 2 años y una recién nacida.

Así que les comparto mi regla de oro de 3. En la noche me pongo 3 metas para el día siguiente.

1 Meta / Acerca de la casa 

Aquí no incluyo el hacer de comer ni limpiar la cocina y el piso de la primera planta porque esas son cosas obligatorias en mi casa (ejemplo mañana tengo que lavar ropa blanca, o trapear o sacudir). Es importante que solo tenga una meta porque el chiste es que te sientas que hiciste algo, ¡que lograste tu meta! Si metiste a lavar la ropa blanca y la de color ¡BRAVO! sobrepasaste tu meta, pero que hubiera pasado si hubieras propuesto tengo que lavar TODA LA ROPA , a lo mejor y no hubieras alcanzado y te hubieras sentido mal contigo misma.

2 Meta / Algo respecto a mi hijas

Por mas que quiera dedicarles todo el día a mis hijas tengo que ser realista, tengo que ocuparme en otras cosas y para que no te sientas mal con este pensamiento es que tus hijas también tienen que desarrollar su juego independiente, dejarlas ser durante el día es parte de un desarrollo saludable. Ahora unos ejemplos de estas metas son ir al parque, jugar un rato al 100%, no celulares no nada, ver una película (esta especialmente en días de enfermdad o de cansancio), hacer alguna manualidad o salir de paseo a un lugar kid friendly.

Como les dije en un principio me encanta cocinar y las manualidades y son cosas que procuro hacer con mis hijas porque ellas también las disfrutan, pero entre el “mugrero” y el tener que recoger había veces que mejor no hacía nada. El sentimiento que no hacía nada divertido con ellas o que querían pintar y yo se los negaba me hacía sentir como la peor mama del mundo, así que decidí cambiar el mi chip en el cerebro. Me repetía “ANDREA TODO SE PUEDE LIMPIAR”.  Compré algunas cosas para minimizar el mugrero y escogí un área en mi casa en la que no importaba si pasaba un accidente. Entre las cosas que compré fue una mesa para niños, mandiles de manga larga y extra largos para cubrir lo más posible su ropa, un tapete de plástico para poner en el piso o en la mesa, y siempre siempre toallitas húmedas a la mano para detener mugreros al instante. Al principio vas a ir aprendiendo como trabajan tus hijos con pintura y otros materiales, les vas a decir lo que esperas y vas a estar ahí en todo momento, pero les puedo decir que con el tiempo todo mejora y yo hasta ya me pongo a lavar los platos mientras pintan.  Así de relajada ya estoy con la pintura porque saben qué TODO SE LIMPIA.

3 Meta / Algo para mí

Esta es fácil por el momento. Es dedicarme 30 min para hacer ejercicio como mínimo, la verdad podría poner aquí pintarme las uñas, hacerme un facial, salir con mis amigas (pero viven muy lejos jaja) y como no tengo ayuda y hay veces que mis hijas no están muy contentas con su juego independiente pues la televisión será la nanny y no, no me siento mal que están viendo la tele mientras yo hago algo para mí.

Al final del día si logre hacer estas 3 cosas me siento súper satisfecha, siento que hice un súper buen trabajo y logre mis metas, además usualmente siempre hago más de lo que pongo así que si aumento mi autoestima porque logre más de mis 3 metas. Con tres metas yo estoy muy feliz pero si tu sientes que puedes hacer más o menos adelante. Recuerda también que las metas cambian depende de la etapa en la que estés. Probablemente si tuviera una recién nacida mi meta para la casa hubiera sido limpiar la cocina la final del día  y a lo mejor la meta con mi hija hubiera sido leerle el cuento antes de dormir y la meta para mi hubiera sido el tener un baño de más de 3 minutos.

Sin duda el saber que todo es una etapa que que sobrevivirás porque adivina qué… tu mama y tu abuelita lo hicieron, tu también lo harás. Aprende a estar en el momento a comprender la etapa en la que estas, baja tus expectativas y pide ayuda cuando lo necesites. No trates de ser la mama perfecta (que para empezar qué significa ser la mamá perfecta, seguramente la que soñabas que ibas a ser antes de que tuvieras a tu primer hijo jaja ) sé la mejor mama para tus hijos, una mamá real.

 

ygta