Cuando la dulce espera se pasa de dulce: Diabetes Gestacional

Creo que todas las mamás en algún momento de nuestro embarazo oímos: “Tienes que comer por 2” o el típico “Ahorita puedes subir todo lo que quieras de peso, estas embarazada no pasa nada” y yo ingenuamente me lo creí.

Con 23 kilos de más a mis 6 meses de embarazo me diagnosticaron con Diabetes Gestacional y en ese momento me cayó el veinte, que sí pasa algo si subes de más y que no, no puedes comer lo que quieras sin control solo porque tienes un bebe en tu panza. Es más, es cuando mas te debes de cuidar. La diabetes gestacional es un tipo de diabetes que solo ocurre cuando estas embarazada, aunque no hay estudios que aseguren porque ocurre exactamente se sabe que la placenta disminuyen la acción de la insulina en el cuerpo generando un tipo de resistencia a la insulina. A pesar de que no es peligrosa la diabetes gestacional si no se cuida puede afectar la salud y el desarrollo del bebé al igual que generar una predisposición a desarrollar diabetes en un futuro. Y sí, cuando te diagnostican con algo así, aprendes muchas cosas de las que antes no te preocupabas.

Todo empezó cuando me quise embarazar y traía 5 kg de más y dije equis, si de todas maneras voy a subir de peso 5kg no hacen la diferencia. Después, cuando empecé a comerme todooooos mis antojos a todas horas y sobre todo sin medida, no pasa nada si te comes 1 docena de donas tu solita, todo mundo en las películas lo hace, ¿No? Luego, cuando empecé a subir de 2-3 kg cada mes y a pesar de que mi doctor me lo advirtió no escuche. Y ya la gota que derramó el vaso fue subir 7 kg en un mes porque pues, era Navidad. Cuando me di cuenta que me tocaba mi chequeo de las 24 semanas algo en mi ya sabia que iba a tener diabetes.

Después de haber salido por encima del rango, llorar día y noche por que pude haberme evitado todo esto y de haberme hecho más pruebas de las que puedo contar con 1 mano para confirmar que efectivamente si tenía Diabetes mi doctor me mando con una nutrióloga especializada para poder empezar el tratamiento. Lo primero era estar en una dieta estricta baja en carbohidratos para lograr no solo frenar la subida de peso sino incluso bajar grasa durante el embarazo (es importante que este tipo de dietas solo las hagan con un especialista y no ustedes solas) y también hacer ejercicio. Si en un mes no lograba bajar mis niveles de azúcar tenía que empezar a tomar medicinas y corría el riesgo de que no se me quitara la diabetes una vez nacido Sebastian. Después de haber logrado mantenerme en un régimen de dieta estricto durante un mes me hice la prueba de glucosa y esta vez salí abajo.

Durante los últimos 3 meses de mi embarazo me la pase a dieta y con muy poco rango de error para lograr revertir todo lo que había subido en el embarazo. No sólo deje de subir peso sino que incluso baje, y creo que al final viendo todo hacia atrás fue una bendición disfrazada. Entender que no porque estés embarazada significa que puedes dejarte de cuidar o que es justificable subir 25 kg en 9 meses. Al final del día puedes poner en riesgo a tu bebé y a ti misma.

Hoy en día sigo en riesgo de que en mi siguiente embarazo me de diabetes gestacional y de hecho si es que me da es muy poco probable que se me quite. Se que muy pocas veces se habla de este tema y sobre todo no se habla de que realmente si te puede pasar. Espero que toda esta información les haya servido y que aprendan en cabeza ajena y logren mantener una subida de peso “saludable” durante el embarazo. El que no puedas subir de peso sin control tampoco quiere decir que no te puedas dar unos antojos o que si tu complexión y el desarrollo de tu embarazo te llevan a subir 15,20,25 kg quiere decir que este mal. Simplemente que deben de tener cuidado y siempre estar asesoradas por un especialista de la salud.

Les mando un beso y espero que sepan que cualquier duda o comentario me pueden escribir directamente a mis redes sociales.

Saludos,
Domenica

domenica-05