Mamá y emprendedora de tiempo completo.

Hola! Mi nombre es Sofia Mendoza de Garza, estoy casada ya por 10 años, soy mamá de 4 y soy Socia y Directora de operaciones de una empresa llamada Bolsa Rosa.

Desde chiquita siempre mis papás me “obligaron” a trabajar en los veranos… me acuerdo mi primer verano que mi papá hablo conmigo y mis hermanos y nos dijo,“tienen que aprender del mundo de afuera, busquen un trabajo en donde aprendan algo, no importa si les pagan o no, lo que importa es que aprendan”. Yo entre en shock… tenía 13 años y lo menos que quería en ese momento era levantarme en las mañanas a trabajar. Mi papá me consiguió que trabajara en una imprenta de un amigo de el y esas dos semanas fueron laaargas para mi pero de mucho aprendizaje. El siguiente año trabajé en el despacho contable que les llevaba la contabilidad a mis papás, el siguiente en un restaurant, y así fueron mi vacaciones… dos semanas de trabajo y las otras de diversión.

Cuando me preguntaban qué quería ser de grande, siempre contestaba quería tener un negocio propio y pagar buenos aguinaldos jajaja… no se dónde escuché eso o porque lo decía pero para mi era increíble poder darle empleo a más personas y que sean remuneradas adecuadamente.

Cuando ya llegué a la edad de estudiar una carrera en la universidad, ya era novia de mi esposo y platicabamos de algún día casarnos y formar una familia pero al mismo tiempo mi carrera me permitía proyectarme e imaginarme con mi negocio dando mucho empleo.

El tiempo iba pasando y mi esposo y yo cada vez más formales en nuestra relación, todo iba muy bien, yo ya tenia un trabajo  formal en una empresa antes de graduarme, en el departamento de Recursos Humanos, justo en el área de Reclutamiento y Selección. Me gradué de mi carrera y mi esposo y yo ya llevábamos 5 años de novios, así que decidimos dar el siguiente paso y casarnos y formar una familia.

Decidí dejar ese trabajo que tanto amaba por seguir nuestros sueños juntos, pues mi esposo aplicó a una maestría en el extranjero y opté por que esa iba a ser mi oportunidad para por fin emprender en algo que me diera plenitud y que yo pudiera dar empleo.

Al dar el sí en esta aventura del matrimonio y la familia, fuimos aprendiendo que no podíamos controlarlo todo, que nuestros planes se iban también a ir adaptando a los planes de Dios, a las circunstancias y a las necesidades de cada hijo que tuvieramos. Al año y medio de casados nació nuestro hijo mayor Diego (ahora de 9 años), a los tres años llegó Nicolás (ahora de 5 años), a los tres años Monica Sofía (ahora de tres años) y después de 3 años en marzo 2019 llegará Marcelo.

En estos 10 años que llevamos de casados, aunque parezca muy planeado de que cada hijo se lleva 3 años, nos hemos enfrentado ante muchas bendiciones pero también ante retos que nos han enseñado a ser mejores como personas, esposos, papas, profesionistas, amigos.

Hace 5 años mi esposo conoció y me presentó a mi ahora socia y fundadora de Bolsa Rosa, y hace 3 años comenzamos a trabajar juntas en esta empresa que justo es una bolsa de empleos y tiene como objetivo darles una mejor calidad de vida a los que encuentran el empleo y ofrecemos mayor productividad a los que las contratan.

No ha sido fácil compajinar mi vida de mamá con mi vida profesional, pues muchas veces el día a día es pesado con niños chiquitos y eso implica que me tengo que organizar el doble de lo que lo haría si no trabajara.

Pero al día de hoy puedo decir que he encontrado el “BALANCE”, y me siento feliz de ser quién soy. Soy una mujer, esposa, mamá de 4, profesionista, luchona e imperfecta que quiere creérsela que si se puede tener un poco de todos los mundos, pero siempre con la mirada en mi ideal de vida: “Si mi familia esta bien, yo estaré bien al igual que mi trabajo estará bien”.

Ahora tengo la responsabilidad de ver por mi equipo de trabajo y apoyarlas a que ellas logren siempre ese balance, que cómo les comparto… ES MUY DIFICIL, pero es un reto de todos los días alcanzarlo.

Por úlitmo les comparto un artículo que escribí para Bolsa Rosa:


WhatsApp Image 2018-12-02 at 12.41.37 PM

Nuestras cualidades como mujeres y la experiencia llamada “TRABAJAR PARA LA FAMILIA” nos desarrollan ese plus que las empresas necesitan.

Nosotras mujeres por naturaleza podemos dar VIDA, pero esa trasciende no solo en el tema de poder engendrar un hijo sino que dignificamos y mejoramos las cosas mundanas, porque al querernos cómo somos y al aprovechar todas nuestras cualidades de mujer generamos vida y resaltamos todo nuestro alrededor.

Nuestros clientes buscan gente que aprenda rápido, que tenga dotes de organización, que sepa tomar la iniciativa cuando las circunstancias lo piden, que desprenda energía positiva y que sepa motivar al equipo, que tenga capacidad de gestión sin miedo de asumir riesgos. que sea multitask con inteligencia emocional desarrollada, ese PLUS que las empresas buscan lo hemos desarrollado en la “EMPRESA QUE LLAMAMOS FAMILIA“.

A todas nosotras nos ha tocado enfrentar situaciones muy felices pero también adversas y de estrés que han marcado nuestras vidas, desvelos interminables pero satisfacción por ver mejorías después de haber velado toda la noche por una enfermedad, ideas creativas que hemos desarrollado al inventar uno o más cuentos que dejen un mensaje positivo a uno de nuestros hijos que esta batallando con algo, tenemos el expertise de organizar cajas de ropa de hermanos mayores para ver qué tallas les quedan a los hermanitos y aprovechar los recursos, capacidad de consolar y lograr sacarle una sonrisa a alguno de nuestros hijos después de haber tenido un mal día, podemos llenar un calendario con pendientes pero también somos flexibles porque logramos cambiar actividades a última hora pensando en el bien de todos, tenemos experiencia en explicarle la tarea a uno mientras otro necesita que le digas las instrucciones de como arma un juguete, atendiendo a tu bebe mas chiquita que llora por hambre, y todavía nos damos el tiempo para organizar un convivio familiar para que la abuelita disfrute de la compañía de todos.

Porque el tiempo, el cariño, las ganas que le ponemos a la vida es el PLUS que las Mujeres de Bolsa Rosa le damos las empresas. La vida no es perfecta como sale en la foto lo que si es que la ACTITUD que tengamos hace la diferencia.

ygts