Tu matrimonio antes y después de ser papás

Cuando encuentras a esa persona con la que quieres pasar el resto de tus días, te sientes extremadamente feliz; dar el sí, frente a todos tus amigos y familia, se convierte en uno de los días más felices de sus vidas. Prometen amarse, respetarse, aceptar los hijos que vengan… y cuando llegan, ¡sorpresa! no todo es color de rosa y nos queremos matar (jajaja y no me digan que soy la única).

Durante el proceso del embarazo comienza la preparación para lo que será ser papás. Honestamente, tu pareja se merece una medalla si te aguantó los 9 meses de embarazo, porque son una locura de hormonas incontrolables que ni tu misma entiendes lo que esta pasando contigo. De estar super feliz, te conviertes en Hulk, y después eres una loca llorando por que viste a un bebé en la calle y ya te imaginaste el tuyo jajaja, y tu pareja, ahí está… sin entender, pero acompañándote en este viaje de convertirse en papás.

El día del nacimiento de tu bebé, es una revolución de sentimientos. Primero, el dolor incontrolable de las contracciones (Mariana nació por parto natural -SIN ANESTESIA- , no por decisión si no porque literal ¡llegó sin avisar! y casi mato a mi esposo a golpes y gritos del dolor jajaja) o si tuviste cesárea, toda la calma que debes mantener porque al final de cuentas entras a un quirófano y eso te puede poner nerviosa. Millones de emociones, pero juntos esperan ese momento.

Pero cuando llegan a casa y se encuentran con que ya no son dos, sino tres… oh oh! Empieza un mundo desconocido para los dos… desiciones que deben tomar, rutinas que deben establecer, momentos como pareja que deben hacer a un lado porque su bebé necesita el 100% de su atención. Se preguntan “¿Que es esto? ¿En que nos convertimos? ¿Cuando volveremos a ser los de antes?” y la respuesta a todo es: no van a volver a ser los mismos de siempre, no va a ser igual, se han convertido en papás y todo ha cambiado; pero un cambio no significa algo malo, es algo muy bueno y positivo. Ser papás los convierte en un equipo mucho más fuerte y sólido… de ahora en adelante ven por un tercero, cuarto, quinto, o los que tengan jaja pero hay que tener en cuenta que siempre son ustedes dos contra el mundo, ustedes dos siendo papás, en el mismo camino.

Quiero dejarte estos tres consejos que a mi y a mi esposo nos han funcionado en este camino de ser papás… obviamente las situaciones y la vida van cambiando, pero estos tres creo que son básicos y que siempre deben de tener en mente para no perderse.

Sean equipo

Algo que a veces se nos olvida, es que los dos vamos hacia la misma dirección. Los dos tienen el mismo objetivo, entonces hay que tratar de ver siempre como ayudar y como apoyar al otro. Pueden ponerse tareas, en donde cada uno apoye en lo que puede y así es mucho más fácil llevar un día tranquilo, juntos decidan sobre las cosas importantes y lleguen a un acuerdo que a los dos les funcione. Platiquen sobre las cosas que les molestan, o difieren en cuanto a la educación y crianza de sus hijos y siempre traten de encontrar el punto medio. Suena fácil, y en la práctica no lo es tanto, pero tener la apertura de decir y escuchar al otro es el primer paso.

Time out!

Obviamente como pareja, siempre van a existir esos momentos en los que no estas de acuerdo con algo, te molestó un comentario en particular, etc… pero encuentra el momento para decirlo. Algo que estamos tratando de aplicar (y no es algo fácil, lo sé), es tratar de no discutir en frente de Mariana. Creo que todos hemos estado en ese momento incómodo cuando los papás se pelean enfrente de los hijos, y no es algo que disfrutemos, ¿verdad?, y ¡claro! somos humanos y vamos a discutir, pero es mucho más sano si tratamos de hablarlo de la mejor manera, ya cuando nuestros hijos estén dormidos y podamos tener la cabeza mucho más fría.

Este es uno de los consejos que mas me cuesta (debo admitirlo) porque yo soy muy sensible, y luego luego quiero decir lo que no me pareció, etc. pero aquí hay que ver por nuestra familia y nuestra relación… es mucho mejor hablar las cosas en pareja, y no involucrar a los demás en la discusión.

Tiempo para los dos

Este es uno de los más importantes, ustedes dos son prioridad siempre. Sé que con hijos es un poco más difícil encontrar el momento para los dos y cuando por fin están solos, ya están cansados, pero traten de siempre hacerse un tiempo en la noche o donde lo encuentren mejor para ustedes.

Salgan a cenar, al cine, de compras… planeen un viaje solos (aunque sea a algún lugar cerca), el tiempo de calidad en pareja es super importante para mantenerse al día, juntos y no perder su esencia. Algo que nos sirvió mucho fue establecer una rutina con Mariana, entonces para las 8 pm ella ya está dormida y nosotros podemos dedicarnos un tiempo juntos (aunque sea para ver la tele y platicar) pero poder estar solos como pareja.

Processed with VSCO with b1 preset

Las parejas perfectas no existen. La relación es de dos, y los dos deben de trabajar por mantenerla fuerte, unida y feliz.

No te compares con los demás, porque hoy en día estamos expuestos a las redes sociales, en donde constantemente vemos la familia feliz, pareja perfecta, viajes, casas, carros, y muchas cosas más y queremos todo eso. Agradece por lo que tienes, por tu familia, tu situación de vida, lo que estas viviendo hoy es por algo, lo que eres hoy y lo que serás mañana tiene un sentido.

Recuerda que eres el ejemplo vivo para tus hijos, y si tienes a lado a la persona que amas, siendo tu equipo y compañero, disfrútalo y nunca dejes de conquistarlo, así como el a ti.

…you got this mom!