Como llevar tus sueños a otro nivel

Por: Natalí Ruíz

En los últimos 10 meses he escuchado distintos comentarios acerca de lo que es ser mamá y lo difícil que se vuelve el tener tiempo para ser mamá, esposa y emprendedora. Te topas con la típica frase: “Espérate a que nazca y ya no vas a tener tiempo de nada”. Luego pasan los meses y la lista de comentarios negativos sigue creciendo: “Espera a que cumpla un año y te va consumir el tiempo entero”. El día de hoy, aún con mi poca experiencia, quiero decirte que estos comentarios son mentiras que te detienen a hacer lo que tanto te gusta hacer.

Cuando nació Ava, experimenté sentimientos que nunca antes había sentido, me sentía realizada en la parte de maternidad. Ver a mi hija reír por primera vez, gatear, sonreír, es algo que me llena como mamá. Pero hubo un gran reto que tuve que sobrellevar; el no creer los comentarios que tanto me decían. Esto me llevó a entender que los sueños de una mamá no están en contra de los sueños de una mujer emprendedora.

En lo personal, necesito estar retando mi mente constantemente para seguir con un espíritu emprendedor, estando motivada para seguir creando. Esto me lleva a sentir una parte de mi realizada. Sé que puedo ser mejor mamá para Ava y tener la energía para cuidarla “​full time”​ porque puedo conservar esa parte de quien soy yo. Mucha gente se impresiona al ver que sigo con mi vida de la misma forma que era cuando Ava no había nacido, lo que no saben es el proceso que hay detrás de poder lograrlo.

Me enfrenté con cuatro tipo de problemas:
· No tengo un horario fijo, en ocasiones
· No controlo la agenda y me siento cansada
· Tengo que atender a mi esposo
· La frustración de cómo hacerle para que haya orden en lo cotidiano de la vida.

Estos cuatro puntos son buenos para frenar, anular y matar nuestros sueños, y llenarnos de frustración para que nunca cumplamos lo que hemos querido. El día de hoy puedes tener alguno de estos sentimientos, o quizás estás experimentando un tipo de frustración en un área de tu vida, y lo peligroso es que el estar frustrado en un área es que esto afectará a las demás áreas de tu vida.

Quiero darte cuatro consejos, muy prácticos, que te ayudarán en la etapa en la que estés: sea que dejaste tu negocio, que quieres comenzar a emprender, o que simplemente no sabes qué hacer.

1. Identifica tus prioridades

Al identificarlas vas a poder organizar mejor tu tiempo y darle más tiempo a tu prioridad. En mi caso es:

1. Dios
2. Mi persona
3. Ricardo (mi esposo) y familia (mi hija y casa)
4. Trabajo
5. Amigos
6. Actividades recreativas

Lo más importante debe estar bien para que el siguiente importante funcione. El tener claras mis prioridades me ayuda a tener claridad para la toma de decisiones diariamente. Por ejemplo: no puedo tener éxito en la vida si mi negocio está bien pero mi matrimonio está desatendido.

2. Organiza tu agenda

Esto es clave para poder “estirar el día”. El tener una agenda en donde escribas las tareas que tienes y cuánto tiempo le vas a dedicar a cada cosa es fundamental, (aquí se dedica más tiempo a lo que tiene más prioridad en tu vida). Se necesita ser súper riguroso en que ​-tiempo de calidad con tu esposo o bebé-​ es tiempo de estar con ellos al 100, ​-tiempo de trabajar-​ es tiempo de enfocarte en tus tareas del día. Puedes utilizar tiempos claves para en base a eso organizar tu día y en base a eso planearlo. Yo, por ejemplo, me levanto mas temprano para mantener en orden la casa, utilizo las horas de siesta de Ava para avanzar en mis proyectos, la acuesto temprano para tener tiempo de calidad sola con mi esposo. Todo eso trae un orden a tu vida y seguro te hace ser mucho más productiva. Muchas veces perdemos (y me incluyo) horas en redes sociales si sumamos los pequeños minutos que nos roban no solo de tiempo perdido sino también de concentración.

3. Haz a tu familia parte de tus proyectos

Sin importar en qué vas a emprender, incluye a tu familia. Conforme los bebés van creciendo, está el hecho de que duermen menos jajaja… Al principio yo podía avanzar mucho porque Ava dormía hasta 6 horas en el día, pero conforme los meses pasan he aprendido a incluirla en mi trabajo, la llevo a mis sesiones de foto (alguien supervisando, claro), le enseño o le platico lo que estoy haciendo, etc. Ellos siempre nos están viendo y quieren hacer lo que hacemos, dale la oportunidad que él también lo haga con materiales de acuerdo a su edad. No te puedes dejar frenar por ellos.

4. Sueña en grande pero comienza en pequeño

Si aún no tienes un negocio propio o no te has animado a emprender, sueña con ser la mejor en lo que haces y construye cada día algo pequeño para que al final del mes, semana o año pueda ser un progreso enorme. Busca inspiración, intenta de nuevo con el proyecto que creías que no funcionaba, pide consejo, y sobre todo ¡disfruta!

Cuida los pequeños detalles y los grandes se cuidarán solos.

ygtn