¿Una mala mamá?

Hace poco una mamá me escribió contándome un problema que tenía con su bebé y que no podía darle pecho. Después de haber tenido una lactancia exitosa con su primer hijo, sentía que le había fallado al segundo. Me escribió: “siento que soy una mala mamá” y me impresionó lo fuerte de estas palabras porque muchas de nosotras constantemente lo pensamos o decimos.

mMe incluyo totalmente en el tema, porque lo he pensado más de una vez. Y es que en mi caso Mariana ya no está conmigo 24/7, tengo que dejarla en la guardería mientras mi esposo y yo trabajamos, y cada vez que la dejo siento que soy la peor mamá del mundo. ¿Pero por qué? ¿por qué nos juzgamos nosotras mismas?

Creo que todo esto tiene que ver con que nos comparamos con quien queremos ser, o vemos la vida de otra mamá y queremos tener lo que vemos. Si ella tiene más posibilidades económicas, más tiempo con sus hijos, una rutina establecida, tiempo para ella, o cualquier otra cosa… pero es que ninguna mamá es perfecta. Ninguna vive su día a día con todo bajo control, sin un problema o imprevisto.

Algunas se quedan en casa con sus hijos y las tachamos de flojas, otras nos vamos a trabajar y nos tachan de despreocupadas. Unas no les dan dulces a sus hijos y optan por una alimentación más sana, y otras no les molesta si su hijo come un gansito o cualquier dulce y creemos que son irresponsables. Algunas le dan pecho a sus hijos, unas más tiempo que otras y las tachamos de raras; otras le dan fórmula porque no pudieron amamantar y las vemos mal por no haber intentado o haberse “rendido”; y así hay un sin fin de puntos de vista…

Dejemos de juzgar y juzgarnos a nosotras mismas. Estoy segura que todas damos el 101% de nuestras energías y amor por nuestros hijos, y siempre buscamos lo mejor para ellos.

Les dejo un link a este video que me gustó mucho, donde podemos ver un ejemplo más claro de lo que hablo y como todas al final buscamos lo mismo. Recuerda que eres una excelente mamá y no hay razón para compararte con las demás.

…you got this mom!