Los planes no siempre salen como queremos…

Siempre en la vida vamos planeando cosas y nunca resultan como queremos. Pero más, cuando vamos a ser mamás, queremos todo perfecto y en orden.

Y es que hoy en día te bombardean con mil preguntas. Lo digo por experiencia, porque me acuerdo que cuando estaba embarazada me quede con cara de “what?” cuando me hacían preguntas como: ¿Le vas a dar pecho o fórmula? ¿Vas a hacer colecho? (No tenía idea de que era esto hasta que lo googlié jajaja, significa que si tu bebé va a dormir contigo hasta el año más o menos.) ¿Vas a tener parto natural? ¿Tienes plan de parto? ¿Vas a querer el apego? — que por cierto, ¿qué onda con esta pregunta? jajaja obviamente quieres tener un momento de apego con tu bebé, eso se da, pero bueno de eso hablaremos más adelante.

Tantas preguntas a las que no tenía respuesta porque ni siquiera sabía que significaban o cómo iba a ser todo en el inicio.

Y lo que pasa, es que ahora te hacen planear todo. Desde cómo vas a querer el parto, los doctores, que si los cursos psicoprofilácticos, etc. Y caes en duda de si estás haciendo bien o no las cosas, de si deberías buscar más opciones o planear más las cosas, y la respuesta es: No, tranquila.

Estoy totalmente de acuerdo que planees la llegada de tu bebé, que ahorres y que decidas entrar a clases de yoga pre natal o lo que sea para ayudarte a su llegada. De hecho yo practiqué yoga desde el inicio de mi embarazo y me ayudó muchísimo, pero creo que no debemos de encasillarnos a un plan perfecto porque las cosas nunca salen como las planeas jajaja y lo digo porque a mí me pasó.

Puedes planear tener un parto natural, en agua si quieres, pero debes de tener la mente súper abierta a que si existen complicaciones en el proceso o si tu bebé viene mal acomodado debes optar por una cesárea y eso no te convierte en una mala madre. Al igual el dar pecho, actualmente existe mucho movimiento de las mamás pro lactancia, y qué cool, la verdad es lo mejor poder darle pecho a tu bebé, yo gracias a Dios todavía puedo darle a Mariana lactancia exclusiva, pero si no puedes o no pudiste, no pasa nada, no te sientas mal por eso, ¡¡¡ni por nada!!!

Creo que estamos en un momento donde juzgamos muchas de las opiniones que tienen diferentes mamás. Si estás embarazada o ya tuviste a tu bebé, opta siempre por lo que sientas que es mejor para ti, pero sobre todo para tu hij@. Trata de relajarte si las cosas no salen como las pensaste, no pasa nada.

Lo digo porque yo me tuve que relajar mucho. Mariana llegó 4 semanas antes de su fecha, nació de 36 semanas recién cumplidas. Planeamos un parto natural, y queríamos el momento del apego — que es cuando te ponen encima a tu bebé cuando nace y tu mismo calor regula su temperatura. Y ¿qué pasó? Mariana se adelantó, cuando llegamos al hospital ya tenía 8 cm de dilatación y Mariana a punto de salir que, ¡¡¡ni siquiera mis doctores llegaron!!! Jajaja sí, ya se imaginarán mi locura en ese momento, hasta que dije: “Estoy en un hospital, aquí saben qué hacer”.

Así que hay que relajarnos si nuestros planes no salen a la perfección. Yo siempre he sido muy perfeccionista y creo que, ahora que soy mamá, me he dado cuenta de que es mejor no tener tan planeadas las cosas y disfrutar más. No dejes que las opiniones de otras personas te hagan dudar si lo estas haciendo bien o no. Confía en tu instinto y todo saldrá mejor de como lo planeaste.

…you got this mom!